Ley migratoria de Francia: ¿La "ira" de Macron?
Emmanuel Macron

La caída de popularidad de Macron, explicada

Por Andrés Tovar
15/08/2017

.

Cuando el centrista Emmanuel Macron derrotó a la candidata de extrema derecha Marine Le Pen en las elecciones presidenciales de Francia, Europa se sintió al mismo tiempo aliviada y emocionada por la posible aparición de un nuevo y carismático campeón de los valores de la tolerancia y apertura.

Tres meses más tarde, el brillo de Macron ha disminuido, su popularidad doméstica se ha desplomado, y los críticos están comenzando a argumentar que la inexperiencia y las inclinaciones del nuevo líder de Francia pueden hacer que el “traje” de primer mandatario francés “le quede chico”.

Para los analistas y medios franceses, Macron, el presidente más joven de la historia de Francia, ha hecho una serie de pasos en falso que han llevado al máximo general del ejército francés a renunciar, a que la ciudadanía se haya vuelto en contra de su esposa y enojar a estudiantes y defensores de los pobres.

Asimismo, sorprendió a quienes no se habían dado cuenta que Macron no “jugaría bien” con la ruidosa y agresiva prensa del país, que lo ha llamado “demasiado autoritario en sus instintos”  y “demasiado elitista” en su enfoque.

Caída libre

Es el descenso más rápido para un presidente francés en la memoria reciente. Una nueva encuesta publicada por YouGov citada por Bloomberg la semana pasada encontró que su porcentaje de aprobación apenas es de un 36%, una diapositiva críptica para un hombre que ganó la presidencia con el 65 por ciento de los votos a pesar de nunca haber ejercido un cargo de elección popular-.

Esas cifras son muy inferiores a las que sus tres predecesores anteriores disfrutaron en el mismo momento de su presidencia, según la encuestadora IFOP .

El colapso de Macron ha llegado rápidamente, pero no ha sido un solo evento que lo haya reducido. En cambio, ha sido una larga serie de eventos que comenzaron con una pelea pública con el ejército y ahora se ha extendido al propio matrimonio de Macron.

1. Molestó al hombre fuerte del ejército

Durante su candidatura a la presidencia, Macron prometió aumentar los gastos de defensa. El general Pierre de Villiers, jefe de las fuerzas armadas francesas desde el año 2014, aceptó en parte continuar al frente con esa promesa en mente.

Una vez en el cargo, Macron pronto se dio cuenta de que la promesa era imposible de mantener. Eso, porque también había prometido satisfacer la exigencia de la Unión Europea de mantener el déficit presupuestario nacional en no más del 3 por ciento del PIB del país. Para hacer eso, Macron decidió que los militares tendrían que recibir un presupuesto de $ 980 millones. De Villiers renunció en una pelea pública, muy pública.

“Si algo pone al jefe de las fuerzas armadas en desacuerdo con el presidente de la república, el jefe de las fuerzas armadas cambia”, dijo Macron al Journal du Dimanche.

De Villiers, al parecer, se quejó de los recortes en una reunión parlamentaria a puerta cerrada. Pero, para la prensa gala, el comentario anterior de Macron fue visto como “una fanfarronería no apropiada”.

En el discurso público tradicional a los militares en el día de la Bastilla, Macron mencionó su molestia con los que cuestionaron “sus decisiones militares”. De Villiers, entonces, también ventiló sus agravios.

En las circunstancias actuales me veo incapaz de garantizar la sólida fuerza de defensa que creo necesaria para garantizar la protección de Francia y del pueblo francés hoy y mañana y para sostener los objetivos de nuestro país”, dijo Villiers.

En la política francesa, las diferencias entre el Eliseo y los organismos oficiales, y mucho menos las diferencias con el Ejército, no suelen ventilarse en público. Macron lo hizo y lo condujo a la crítica aguda de su persona por oficiales militares jubilados. No fue sólo que Macron decidió cortar el presupuesto, también criticó públicamente De Villiers.

“Está claro hoy que el Ejecutivo no puede soportar una situación en la que sus principales servidores públicos tengan una visión diferente de la propuesta por el Eliseo”, dijo el general retirado francés Vincent Desportes a Reuters .

“No es Erdoganismo, pero no está muy lejos”, dijo Desportes en la misma entrevista, en una referencia al líder autoritario de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan. (uy!)

2. El caso de Brigitte

La siguiente polémica de Macron fue totalmente “de su propia cosecha”. Durante la campaña, Macron lanzó la idea de que haría de su esposa “un asesor que recibiría un salario” con su nuevo título de primera dama. Un movimiento un poco fuera de tacto luego que François Fillon, el conservador rival de Macron en la primera vuelta de las elecciones francesas, tuvo que abandonar su campaña después de que informes de prensa revelaran que su esposa recibió cientos de miles de euros por un trabajo que no pudo haber hecho. Los franceses no estaban particularmente de humor para “empleos conyugales”.

La relación entre Emmanuel Macron y su esposa, Brigitte, ha sido durante mucho tiempo una obsesión de la prensa francesa, pero generalmente recibió una cobertura positiva de los medios de comunicación, que han observado en la dama una asesora de confianza para su marido y una figura influyente de propio mérito.

Pero esa cobertura de noticias positivas no significaba que los franceses querían que ella obtuviera un salario. Resulta que los franceses no tienen absolutamente ningún interés en un papel de primera dama “estilo americano” para Brigitte, especialmente pagado.

Al día de hoy más de 300.000 personas habían firmado una petición en Change.org pidiendo que no se le diera un puesto oficial.

Todo parecía particularmente incómodo porque el partido político de Macron, En Marche, también está en medio de un proceso parlamentario que hará ilegal contratar parientes cercanos. Los opositores rápidamente comenzaron a llamar hipócrita a Macron.

Esta semana, el presidente retrocedió totalmente de la idea.

3. El “elitismo”

Una de las preocupaciones sobre Macron muy acusadas por sus opositores fue su experiencia como banquero y su preparación general en las escuelas de élite de Francia. En una época de creciente populismo a la derecha (Marine Le Pen) y la izquierda (Jean-Luc Mélenchon), Macron se arriesgaba a ser visto como fuera de contacto con las necesidades de la gente común.

A finales de julio, Macron y su esposa dieron la bienvenida a la cantante pop Rhianna ya la estrella rock Bono en el Eliseo. Por supuesto, ambos estaban allí en misiones humanitarias – Rhianna para hablar de los estudiantes, Bono para hablar de la pobreza .

Pero recientemente Macron se pintó para si mismo un cuadro incómodo: recientemente presentó un proyecto de ley de reforma tributaria que beneficiará enormemente a los ricos y anunció que le gustaría recortar los subsidios a la vivienda para estudiantes y personas con menos recursos.

Salir con músicos famosos sólo cimentó la idea de que Macron no es un hombre de la gente, incluso si esas celebridades estaban allí para hablar de la gente.

Las ideas sobre la reforma tributaria fueron revisadas por el Observatorio Económico Francés de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Francia. Los investigadores llegaron a la conclusión de que, tal como estaba escrito, el 10 por ciento de la sociedad francesa recibiría el 46 por ciento del beneficio de las reformas. Su aplicación, en última instancia, empeoraría la desigualdad francesa.

Mientras tanto, Macron estaba luchando con esfuerzos para reducir el gasto público. Para ello, sugirió recortar un subsidio de vivienda mensual de 5 euros que actualmente cuesta al gobierno francés unos 16.700 millones de euros al año. Es un número, según Le Monde, que ha aumentado precipitadamente desde los años ochenta.

Pero ese dinero se le da en gran medida a los trabajadores pobres y a los estudiantes, de los cuales unos 800.000 se verían afectados por los recortes.

Ambas propuestas parecían mezquinas y fuera de contacto. Eso también desagradó a varios de sus electores.

Solo el comienzo

No es una buena señal para Macron enfrentarse a tanta ira pública antes de lo que que probablemente sea una de sus ideas políticamente más controvertidas: una promesa de campaña para reformar radicalmente el código laboral francés.

En la reciente historia política francesa, presidentes mucho más experimentados -políticamente- que Macron han sido asediados por las protestas por sugerir pequeños cambios en las leyes laborales. El año pasado, el ex presidente François Hollande vio que su país caía en el caos y las huelgas en reacción a las propuestas de reforma similares.

Los sindicatos de Francia son poderosos: contratar y despedir es un proceso tan arcano y engorroso que muchos simplemente no contratan a nuevos trabajadores, incluso cuando los necesitan. Alterar el Code du Travail, como se llama la ley de trabajo en Francia, se suponía que era donde Macron se enfrentaba a las mayores pruebas de su posición con el público. Resulta que las pruebas ya han comenzado y Macron “ya está en la candela”.

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Andres Tovar

Avatar

Check Also

La historia del RCGS Resolute

La historia del RCGS Resolute, digna de Maqroll el Gaviero

La mala suerte parece acompañar a este crucero de bandera portuguesa que operaba la compañía canadiense One Ocean Expedition