martes , mayo 26 2020
A dominant male chimpanzee feeds in Kibale National Park tropical rain forest, 354km southeast of Uganda?s capital Kampala, December 2, 2006. Researchers studying mating preferences within the Kanyawara chimpanzee community say male chimpanzees consistently prefer the oldest females in their community as mating partners. Picture taken December 2, 2006. REUTERS/James Akena (UGANDA) - RTR1JZQV

La mitad de las especies en la tierra podría extinguirse en 2050

Por Andrés Tovar
28/02/2017

La mitad de las especies de la Tierra podría extinguirse en 2050 a no ser que la humanidad dirija por un nuevo curso el cambio climático, de acuerdo a estudiosos de la biología. Un salto atrás a las cinco últimas extinciones masivas en la historia del planeta Tierra. ¿Las más reciente? hace 65 millones de años, cuando los famosos dinosaurios mordieron el polvo. Ahora, los estudios sugieren seres humanos están causando actualmente una sexta.

En junio de 2015, la revista Science examinó la tasa actual de extinción de  las especies y se encontró que la tasa de mamíferos y especies de vertebrados pérdida fue hasta 100 veces más altas que las del pasado, lo que indica que una sexta extinción en masa ya está en marcha.

Los avances de la ciencia están lejos de ser el único estudio que presenta evidencia de que nosotros los humanos somos la razón detrás de la próxima extinción en masa. Un grupo de científicos especializados en tratar de evitar que esto ocurra se reúnen en el Vaticano esta semana, a instancias del papa Francisco, para ofrecer una conferencia titulada, “Cómo salvar la naturaleza de la que dependemos“. La conferencia incluirá un taller sobre la extinción biológica, con oradores como el premio Nobel y Presidente de la Pontificia Academia de las Ciencias, Werner Arber; los profesores de Cambridge Sir Partha Dasgupta y Lord Martin Rees; y el profesor de la Universidad de Chicago Neil Shubin, para nombrar unos pocos.

La conferencia tiene como objetivo destacar la extinción biológica en un contexto global e identificar las causas fundamentales, como la caza, la preparación erosiva de la tierra para la agricultura y el crecimiento urbano, la introducción de especies exóticas como las malas hierbas, plagas y patógenos y, el más poderoso, el cambio climático.

Los esfuerzos anteriores de Francisco por promover la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático son encabezados por su encíclica Laudato Si de junio de 2015, en la que llamó a grandes cambios en el consumo y para apoyar a las personas más pobres del mundo, los más afectados por el cambio climático. También ha instado a Naciones Unidas a “tomar una posición muy fuerte” contra el cambio climático basado en los Acuerdos de París, donde los países comprometidos acordaron el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados durante el próximo siglo.

Al mismo tiempo de publicarse el estudio de Science arriba referido, Paul Ehrlich, profesor de Estudios de Población y Biología de la Universidad de Stanford, publicó un vídeo con una advertencia similar. “Ahora nos estamos moviendo en otro evento de extinción (…) que fácilmente podría arruinar la vida de todos en el planeta porque somos totalmente dependientes de otros organismos para nuestra comida, para nuestro clima, para todo tipo de cosas”, dijo Ehrlich. “Cuando nos fijamos en una estimación conservadora sobre cuántos mamíferos se están extinguiendo la actualidad, podemos señalar que la tasa crece entre un quince y cien veces más rápido”.

Incluso si las especies no mueren por completo, los cambios en el clima mundial pueden tener efectos devastadores sobre los ecosistemas. Por ejemplo, el clima está cambiando a un ritmo más rápido del que pueden las especies adaptarse , según el biólogo evolutivo John Wiens.”Las especies no puede adaptarse lo suficientemente rápido para mantenerse al día con un pequeño cambio en el clima. Esa es la gran implicación. Incluso un pequeño cambio en la temperatura les hace no poder manejar la situación”.

El estudio de Science demuestra la fragilidad de los ecosistemas y cómo incluso aumentos muy pequeños en la temperatura global puede causar daños irreparables a la vida en la Tierra.

Ehrlich ofrece otro ejemplo en cuanto al efecto dominó de la pérdida de incluso una parte de la población de una especie: “No somos propensos a pensar perder a las abejas como especie, pero ya la estamos perdiendo en muchos lugares en los que es muy importante, digamos por la polinización de los huertos”.

Las abejas polinizan aproximadamente una tercera parte de las plantas alimenticias que los seres humanos consumen, así como las frutas, verduras y plantas de la que un sinnúmero de otros mamíferos dependen para su alimentación. Son absolutamente vital en el mantenimiento de los ecosistemas. Incluso si las abejas sobreviven como especie, la disminución del número podría dar lugar a un efecto dominó desastroso.

Y eso es sólo un ejemplo. Los científicos estiman que podría haber hasta un billón de especies de la Tierra, todos los cuales existen de manera interdependiente, en un delicado equilibrio.

El noventa y nueve por ciento de las especies que han vivido en el planeta Tierra se han extinguido. Hay esperanza, sin embargo. Según avanza Science, no es demasiado tarde para frenar las extinciones en masa y restablecer un equilibrio ecológico. Pero tenemos que actuar ahora.

“La prevención de una decadencia dramática de la biodiversidad y la consiguiente pérdida de los servicios ambientales sigue siendo posible a través de la intensificación de los esfuerzos de conservación”, dice el informe, “pero esa ventana de oportunidad se está cerrando rápidamente.”

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Andres Tovar

Avatar

Check Also

Consumo de plásticos

Aumentan los desechos de plástico en la calle con las medidas contra el coronavirus

Calles y plazuelas se llenan de guantes, mascarillas y toallas húmedas que atascan los desagües