La EEUU de Trump se retira del Acuerdo de París.
La EEUU de Trump se retira del Acuerdo de París.

Lo que debe cambiar Trump si quiere luchar contra la “supremacía blanca”

POR ANDRÉS TOVAR
15/08/2017

.

El presidente de Estados Unidos finalmente condenó la violencia supremacista blanca en Charlottesville este lunes, dos días después de una declaración inicial que culpaba a “ambos bandos” por la violencia en gran parte instigada por activistas de extrema derecha (incluyendo un ataque automovilístico a una contramanifestante que mató a una persona e hirió 19).

Pero la única parte de su declaración de este lunes que parecía prometer que estaba dedicando no sólo palabras, sino acción, al problema del extremismo supremacista en Estados Unidos (“No escatimaremos recursos en la lucha para que cada niño estadounidense pueda crecer libre de la violencia y el miedo”) es digna de revisar.

El sábado, tras los sucesos, Trump prometió llegar a la raíz del problema: “Queremos que la situación se resuelva en Charlottesville, y queremos estudiarla. Y queremos ver lo que estamos haciendo mal como un país donde cosas como esta pueden suceder”.

El problema es que su administración piensa que ya tiene la respuesta a estos problemas, pues ha recortado el financiamiento destinado a los planes para contrarrestar el supremacismo blanco, al tiempo que se presionan las respuestas punitivas de “orden público” a los disturbios civiles.

La predisposición de Trump a decir explícitamente que el supremacismo blanco es malo (aunque haya sido una respuesta a la crítica) vale por lo menos algo. Es un guiño en la dirección de que el supremacismo blanco es una ideología que debería ser condenada al ostracismo.

Pero las acciones de su administración amenazan con socavar cualquier valor en la lucha contra la supremacía blanca que la retórica de Trump podría haber tenido.

Haciendo memoria

Apenas una semana después de que el presidente Trump tomara posesión de su cargo, comenzaron a sonar rumores de que iba a cambiar la orientación de la fuerza de trabajo federal “contra el extremismo violento”, ubicada en el Departamento de Seguridad Nacional, por “combatir el extremismo islámico”. Por consiguiente, la fuerza de tarea no se dirigiría a grupos como los supremacistas blancos que, más que los islámicos, sí han cometido actos de terror en EEUU.

El nombre del grupo de trabajo no ha cambiado, pero después de una revisión de las subvenciones proporcionadas para grupos de trabajo, la administración Trump conservó la mayoría de las subvenciones (que involucró a las comunidades islámicas) – pero mató una donación de $ 400,000 a Life After Hate , un grupo que trata de “deradicalizar”.

No es que el gobierno de Trump no tenga pruebas de que el extremismo de derecha sea un problema potencial para la seguridad pública. De acuerdo con la Foreign Policy, el Departamento de Seguridad Nacional y el FBI emitieron un informe el 10 de mayo que señaló que los supremacistas blancos “fueron responsables de 49 homicidios en 26 ataques de 2000 a 2016, más que cualquier otro movimiento extremista nacional “.

Pero entre los conservadores escépticos de la “política de identidad”, ha habido una larga resistencia a las advertencias gubernamentales sobre los grupos extremistas de extrema derecha. Cuando el Departamento de Seguridad Nacional publicó un informe en 2009 advirtiendo del aumento del extremismo racista después de la elección del presidente Obama, la reacción fue tan intensa que el departamento tuvo que retractarse formalmente por el informe, recuerda The New York Times.

Lo que debe hacer Trump

La promesa de Trump, ahora, de “no ahorrar recursos” en la solución del problema debe comenzar emplazando a su administración a que entienda que problema del supremacismo es, realmente, un problema.

Por otra parte, está la voluntad de ver el problema como lo que realmente es. Tanto en su declaración inicial del sábado como en sus observaciones el lunes, el presidente Trump presentó la violencia en Charlottesville como un problema de desorden social, algo que podría ser resuelto por la policía y la confianza pública.

Trump puede ver “la ley y el orden” como la solución a todo porque le recuerda su éxito electoral. Y otros miembros de su administración lo ven como la solución a todo porque creen que el problema fundamental es el “desorden social”, no el racismo o el supremacismo blanco.

La disposición de Trump a criticar a los supremacistas blancos por su nombre es bienvenida e importante. Pero si su administración ya ha decidido qué causó los problemas en Charlottesville durante el fin de semana, es difícil imaginar que sus intentos de “no escatimar gastos” llegarán a la raíz del problema y no terminarán apuntando a otros: los estadounidenses no supremacistas, los no blancos o no estadounidenses, aquellos que precisamente los nacionalistas blancos desean intimidar.

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Andres Tovar

Avatar

Check Also

mutilación genital femenina

La mutilación genital femenina, un delito que castigarán con cárcel en Sudán

Una ley que criminaliza la mutilación genital femenina ratificó el Gobierno de Sudán; castigando así …