.
lunes , octubre 14 2019
Home / Actualidad / Votemos con la cabeza, como en el deporte
Jorge Neri votemos con la cabeza como en el deporte
El sueño de la razón produce monstruos. Grabado número 43 de la serie Caprichos (1797-1799) de Francisco de Goya.

Votemos con la cabeza, como en el deporte

Jorge Neri

CEO del Grupo EIGMultimedia y editor de Cambio16

Frente al voto emocional, que alberga el resentimiento o la frustración, hay que reflexionar y razonar: está en juego el futuro de España

¿Se imaginan qué sería del mundo y cuáles serían los resultados de las venideras elecciones generales del 28 de abril en España si votáramos con los mismos criterios con los que se analiza a deportistas y entrenadores? ¿Votaría usted al mismo candidato? Pareciera que el ser humano es mucho más racional y objetivo a la hora de evaluar a los deportistas y sus entrenadores que a la hora de calificar y escoger a los políticos. En lo político, actualmente, los factores de mayor peso son las circunstancias individuales y emocionales sobre lo racional y objetivo y, por ello, hemos derivado, lamentablemente, en la política de espectáculo y no de resultados.

La mayoría de los hombres y de las mujeres, a la hora de evaluar, por ejemplo, a los futbolistas y sus directores técnicos, lo hacen con un alto componente de objetividad, como lo son trayectoria (carrera), estadísticas y resultados del futbolista o director técnico. Dejando inclusive en un segundo plano los temas subjetivos como la personalidad, apariencia física, popularidad, empatía u oratoria, entre otros.

En lo político, por el contrario, se evalúan y eligen (votan) a los políticos otorgándole un mayor peso a los factores subjetivos como sus propias circunstancias personales, nivel de educación y experiencias y sus factores emocionales de felicidad, éxito, tristeza, resentimiento, frustración y ánimo de venganza; dejando en un segundo plano lo racional y objetivo como la trayectoria, logros y planes de gobierno del candidato de su elección.

Lo paradójico de lo anterior es que el deporte es para la mayoría una actividad recreativa destinada únicamente a generar emociones y es allí donde somos más racionales, mientras que en lo político –actividad esencialmente racional–, viene ocurriendo todo lo contrario: las emociones dominan y deciden, permitiendo que la política del espectáculo y la demagogia triunfen. Irónicamente, en el deporte usamos la cabeza y, por contra, en la política, el corazón.

¿Cree usted que mantendría al candidato de su preferencia si aplicara los mismos criterios objetivos con los que puntúa a los deportistas?

Dada la importancia de las elecciones del 28 de abril, donde está en juego la unidad, el crecimiento económico y el estado de bienestar de España, bien valdría la pena detenerse un momento a realizar un ejercicio de auténtica y pura reflexión. Teniendo siempre presente que España, con sus defectos, pocos o muchos, no deja de ser uno de los mejores países del mundo y que esa realidad no es permanente, sino más bien frágil. Y que el momento cúspide de la democracia, donde verdaderamente nuestra voz cuenta, es en el voto. Por ello, Abraham Lincoln sabiamente decía que “una papeleta de voto es más fuerte que una bala de fusil”.

La reflexión debería empezar por un verdadero examen de conciencia sobre cuánto sabemos de cada candidato, comenzando por el nuestro, su plan de gobierno, su experiencia y posible tren ejecutivo, entre otros, tal y como hacemos en el deporte. Luego debemos identificar las emociones que condicionan nuestro análisis, y si son negativas, tales como el resentimiento, venganza y castigo (voto de castigo, que normalmente solo termina castigando al votante). Una vez calibrados ambos elementos, desde ese estado de conciencia escojamos al candidato que tendrá la gran responsabilidad de atender los desafíos internos y externos que tiene España.

Parece oportuno hacer dos llamamientos adicionales. El primero, no subestimar la capacidad de sabotearse a sí mismo, pensando que la reflexión no es necesaria para ti antes de ir a votar porque tu ego te indica que eres racional. Ya Francisco de Goya decía que la razón, tan admirable e importante, solo representaba una parte del universo psicológico humano. También es importante recordar el saber con humildad de Ortega y Gasset cuando decía “saber que no se sabe constituye tal vez el más difícil y delicado saber”. El segundo, no minimizar la importancia de la reflexión, ya Mahatma Gandhi, ser humano evolucionado y sabio, anticipaba que un voto es un acto puramente religioso, que no se puede tomar en un arrebato de pasión. Se puede tomar solo con la mente purificada y compuesta y con Dios como testigo. En consecuencia, la reflexión es para todos y más ahora en momentos decisivos.

Finalmente, es oportuno mencionar la necesidad de colaborar en acallar el ruido de la política del espectáculo haciendo un ejercicio verdadero de autocontrol de nuestras emociones y, en consecuencia, exigirle a los candidatos hacer política de verdad. En la medida en que la mayoría de las personas estén enganchadas en la parte emocional de la decisión, esto condiciona a los políticos a buscar sus votos en el espectáculo, que lamentablemente solo satisface las necesidades emocionales y deja en un segundo plano la verdadera política, aquella que conversa, discute y plantea posibles soluciones a los problemas de la ciudadanía. Con la política del espectáculo perdemos el norte de lo importante y relevante, tanto los políticos como la sociedad en general.

Para más información visite Cambio16

Lea también:

Batalla por el voto útil. Nuevo número (+ vídeo)

Puede adquirirla en papel, en digital, suscripción digital y suscripción total

About Ernesto Linzalata

Periodista y maratonista. Graduado en la Universidad Católica Andrés Bello con postgrado en la misma casa de estudio en Desarrollo Organizacional y Gerencia de Proyecto. Como maratonista llevo 33 maratones corridos en Venezuela, Estados Unidos, Sudamérica y Europa.

Check Also

Coco Gauff

Coco Gauff gana su primer título en Linz para hacer historia

Este domingo la estadounidense Cori “Coco” Gauff hizo historia al ganar su primer título WTA …