177 ballenas fueron capturadas en la temporada de caza en Japón

Por Cambio16
26/9/2017

Este martes, finalizó en Japón la temporada estival de pesca de ballenas, que se realiza en el Pacífico Norte “con fines científicos”, y de acuerdo a información difundida por la Agencia de Pesca Japonesa, fueron capturadas un total de 177 mamíferos.

La temporada de pesca de ballenas en Japón comenzó el pasado 14 de junio, y fueron pescados 43 ballenas minke y 134 de rorcual sei.

Cada año, Japón se ve envuelto en críticas por esta práctica, sin embargo el país asiático asegura que el objetivo principal de la captura, es contribuir a la gestión de los recursos marítimos a través del análisis de sus estómagos.

El Gobierno nipón defiende que este tipo de programas están amparados por el artículo VIII de la Convención de 1946 de la CBI y que su finalidad es contribuir a la gestión de los recursos marítimos.

La actividad ballenera japonesa ha sido, no obstante, objeto de críticas de la comunidad internacional y organizaciones animalistas al considerar que se trata de pesca comercial encubierta, dado que la carne de los especímenes estudiados es posteriormente vendida.

La asociación ecologista Sea Shepherd ha sido una de las que más han batallado contra los balleneros japoneses, cuyas capturas ha tratado de impedir con tácticas agresivas durante años, hasta que en 2016 llegó a un acuerdo mediado judicialmente para no entorpecerlos.

Japón mantiene en vigor otro programa de pesca de ballenas en la Antártida que la Corte Internacional de Justicia dictaminó como ilegal en marzo de 2014, al no ajustarse a los “fines científicos”.

El país asiático detuvo dicho programa durante unos meses, hasta diciembre de ese año, cuando lo retomó tras introducir cambios en el programa, incluida una reducción en el volumen de capturas.

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Álvaro Sequea

Avatar

Check Also

manifestaciones en Belgrado

Continúan manifestaciones violentas en Belgrado ante un eventual retorno al confinamiento

El presidente serbio, Aleksandar Vucic, estudia la posibilidad de descartar un toque de queda, pero mantiene su posición de ir a un nuevo aislamiento social, dadas las cifras crecientes del coronavirus.