Conflicto árabe israelí se aviva, gracias a Trump
Conflicto árabe israelí se aviva, gracias a Trump

Conflicto árabe israelí volverá a arder, gracias a Trump

POR CAMBIO16
18/09/2017

Donald Trump volvió a encender la llama del conflicto árabe israelí, que se mantenía de alguna manera controlada.

El mandatario estadounidense acaba de declarar oficialmente que Jerusalén “es la capital de Israel”.

Así, de un plumazo, pone fin a décadas de diplomacia y abona una agitación masiva en todo el mundo musulmán.

Donald Trump también anunció su plan de trasladar la Embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv.

Israel, como cualquier otra nación soberana, tiene derecho de determinar su propia capital”, dijo Trump.

Trump defendió que su decisión supone meramente “reconocer algo obvio” que Israel defiende hace décadas.

Asimismo, dijo que es algo que los anteriores presidentes no quisieron aceptar “por falta de valentía”.

“Esto no es nada más ni nada menos que un reconocimiento de la realidad. Es, además, lo correcto”, argumentó.

E insistió que “reconocer que esto es un hecho es una condición necesaria para lograr la paz”.

Estados Unidos se convierte así en el único país del mundo que reconoce como capital de Israel a Jerusalén.

Ninguna nación tiene su embajada debido a que, tras la anexión israelí de la parte oriental de la urbe en 1980, la ONU llamó a la comunidad internacional a retirar sus legaciones de la Ciudad Santa.

Y como colofón, Donald Trump describió a la ciudad en disputa como la capital que “el pueblo judío estableció en la antigüedad”.

Lo que marca una línea que puede enojar a aquellos en el mundo árabe.

Jerusalén, el núcleo del conflicto árabe israelí

El origen del conflicto arabe israeli radica en la reclamación de Jerusalém.

Tanto palestinos como israelíes reclaman a este enclave como su capital.

Y la ciudad contiene sitios sagrados tanto para judíos como para musulmanes.

No obstante, los musulmanes minimizan, o niegan, que los judíos tengan una conexión histórica con la ciudad.

El parlamento y el hogar del primer ministro israelí están en Jerusalén.

Aunque se asientan en el oeste de la ciudad, que Israel controla desde 1949.

Israel tomó Jerusalén Este en 1967 y anexó esa mitad de la ciudad.

La comunidad internacional considera que Jerusalén Este es un territorio ocupado.

Pero esa mitad de la ciudad también contiene sitios sagrados para las tres principales religiones monoteístas.

Allí se encuentra el Muro de las Lamentaciones, el lugar más sagrado del mundo donde los judíos pueden orar abiertamente.

También está allí el Haram al-Sharif, árabe para “el Santuario Noble”, un lugar sagrado para los musulmanes.

La solución del conflicto árabe israelí para los palestinos es dividir oficialmente la ciudad.

Su aspiración es convertir a la Jerusalén Oriental en la capital de un futuro estado palestino.

Los israelíes no están de acuerdo y Benjamin Netanyahu ha dicho que ni siquiera consideraría hacer concesiones sobre Jerusalén.

Es esa lucha intestina lo que hace que el nuevo movimiento de Trump sea tan peligroso para el conflicto israel palestina.

Conflicto árabe israelí, fuente de división mundial

El desarrollo del conflicto arabe israeli ha sido un ensayo permanente del manejo de conflictos.

Los líderes mundiales de Francia a Arabia Saudita y China advirtieron a Trump contra la decisión.

El Papa Francisco entretanto instó a los líderes mundiales a dejar que “la sabiduría y la prudencia prevalezcan”.

EEUU había emitió una advertencia de seguridad que prohíbe a todos los empleados del gobierno de EEUU visitar la ciudad vieja de Jerusalén o Cisjordania antes del anuncio porque se esperaban “manifestaciones generalizadas”.

Pero a pesar de que el discurso de Trump finalmente no fue tan lejos como muchos esperaban, puede ser demasiado tarde para cambiar las percepciones sobre la posición beligerante de EEUU ante el conflicto árabe israelí. 

Desarrollo del conflicto israel palestina

El estado de Jerusalén ha sido una fuente de división y contención durante décadas.

Durante la mayor parte de la década de 1990, las negociaciones sobre el conflicto israel palestina se postergaron.

En 2000, las negociaciones del conflicto árabe israelí estuvieron cerca de dividir la ciudad entre los dos pueblos.

Los israelíes habrían retenido el control del Muro Occidental, y los palestinos habrían tenido el control de Haram al-Sharif.

Las negociaciones finales presuntamente se rompieron por cuestiones de quién controlaría un laberinto de túneles subterráneos que se ejecutan debajo de la Ciudad Vieja.

No ha habido negociaciones recientes del conflicto árabe israelí, mantenidas en suspenso durante años.

Y, a pesar de la línea oficial del gobierno de EEUU, las conversaciones de paz del conflicto israel palestina no tienen indicios de que se reanuden en el corto plazo.

Así, el conflicto arabe israeli actual ha convertido a Jerusalén en un extraño estado singular, o una ciudad sin país.

Los estadounidenses nacidos en la ciudad deben poner “Jerusalén” en lugar de “Israel” en sus pasaportes.

Lo que es motivo de profunda furia para muchos israelíes y judíos estadounidenses.

Cada palabra de Donald Trump importa

Aunque Donald Trump afirmó que Jerusalén era la capital de Israel, no lo llamó capital indivisa de Israel.

Esto sugiere que EEUU aún apoyaría la posible división de Jerusalén como parte de futuras negociaciones de paz que resuelvan el conflicto árabe israelí.

De hecho, declaró explícitamente que las fronteras específicas inmersas en el conflicto israel palestina “están sujetas a negociaciones sobre el estatuto final de un futuro acuerdo de paz”.

“No estamos tomando una posición (del conflicto israel palestina) o de una resolución de las fronteras impugnadas”, dijo Trump.

Eso importa. Durante años, la política oficial de EEUU en el conflicto israel palestina ha sido apoyar una solución de dos estados.

Si Donald Trump hubiese elegido ir más allá y declarar a Jerusalén como la capital indivisa de Israel, habría enviado el mensaje de que ha tomado una posición clara sobre el conflicto árabe israelí.

El traslado de la embajada

Donald Trump ordenó, además, que el Departamento de Estado comience el proceso para trasladar a Jerusalén la embajada estadounidense en Israel, que ahora está en Tel Aviv.

Ese proceso tardará al menos tres o cuatro años, según la Casa Blanca, porque es necesario construir un edificio lo suficientemente grande y seguro para acoger a las aproximadamente mil personas que trabajan en la legación estadounidense en el país.

Trump prometió que la embajada estadounidense en Jerusalén será “un tributo magnífico a la paz”, y subrayó que su construcción cumple con lo ordenado por una ley de EEUU de 1995, que instaba a trasladar a la Ciudad Santa esa legación pero que los anteriores presidentes norteamericanos decidieron no implementar.

“Después de más de dos décadas de posponer (la implementación de esa ley), no estamos más cerca de un acuerdo duradero de paz”, señaló Trump, al asegurar que no tiene sentido pensar que “repetir la misma fórmula exacta” dará un resultado diferente.

Ante las tensiones que ha generado su anuncio en el conflicto árabe israelí, Trump llamó a “la moderación”.

También pidió que “las voces de la tolerancia se impongan a las del odio”.

“Es hora de que todas las naciones civilizadas (…) respondan a los temas que generan desacuerdo con debate, no violencia”, indicó el presidente.

Pero el daño ya puede estar hecho

A pesar de que Donald Trump ejerció una precaución inusual en la forma en que redactó su discurso, el daño ya puede estar hecho.

Eso es porque las noticias del anuncio del miércoles se filtraron varios días antes.

En consecuencia, se encendió la furia en gran parte del mundo árabe.

El conflicto árabe israelí tendrá ahora sus “días de furia” para protestar por la decisión de Donald Trump.

Ya las manifestaciones han estallado en la Franja de Gaza, epicentro histórico del conflicto israel palestina.

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Andres Tovar

Avatar

Check Also

Presidente de la ley y el orden

Trump ofrece “La ley y el orden” para acabar con la violencia

Dijo que está comprometido a respetar las leyes y movilizar recursos militares para poner fin a los saqueos en todo el país.