Crece la ciberocupación de dominios y marcas en internet

Por Juan E. Ballesteros
16/3/2017

La ciberocupación, la práctica que consiste en registrar dominios de internet de marcas comerciales conocidas para intentar obtener beneficios económicos, en ocasiones mediante extorsión a las empresas, marcó un récord durante el año 2016, con el registro de un total de 3.016 denuncias interpuestas ante la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), lo que representa un incremento del 10% en relación al mismo periodo del año anterior.

En el ranking de empresas que intentan defender su identidad de marca frente a estos ataques, que afectan sobre todo a las grandes compañías del sector de las finanzas, la moda y la industria de maquinarias pesadas, figura en primer lugar la tabacalera estadounidense Philip Morris, con un total de 67 denuncias. La empresa Electrolux aparece en segundo lugar, con 51 denuncias, seguida por las firmas Hugo Boss, LEGO y Michelin, con 42 acciones de defensa de marca en cada caso.

Las demandas son tramitadas en el Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI, que pretende ordenar y regular la multiplicación de nombres de dominios genéricos en internet. Además de los ya clásicos como .net, .com, .org, .info y .bit, se han sumado otros que capitalizan mayor número de denuncias por su novedad y porque se adaptan al avance tecnológico y exigencias de la digitalización en la nube, además de los esfuerzos de las empresas por reforzar su identidad, como ocurre con .xyz, .top, .club, .online, .vip, .store, .website, y .cloud.

La ciberocupación es la herramienta que utilizan los falsificadores de marcas o los que simplemente pretenden extorsionar a las marcas registradas mediante el desvío hacía direcciones web que ofrecen contenidos distintos a los del dominio original. Registrar un dominio de internet cuesta menos de diez euros y en ocasiones basta simplemente con adelantarse a la moda y hacerse con dominios que serán tendencia y por los que se pagarán cifras elevadas para eliminar competencia o para garantizar la exclusividad.

“Hay un sinnúmero de maneras en que se puede crear un nombre de dominio similar al de una marca existente”, explicó al respecto el director general de la OMPI, Francis Gurry, para quien actualmente no existe un procedimiento o sistema de filtrado que permita determinar, antes del registro, si un nombre de dominio puede prestarse a confusión con una marca.

Estados Unidos encabeza la lista de 109 países donde se presentaron demandas o fueron demandadas entidades ante la OMPI, en el primer caso con Francia y Alemania en los siguientes lugares y, en el segundo, con China, Reuni Unido y Turquía. El sector bancario y financiero fue el que planteó más denuncias, (12 %), seguido del de la moda (9 %), la maquinaria pesada (9 %), internet y tecnologías de la información (8 %) y farmacéutica y biotecnología (7 %).

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Juan Emilio Ballesteros

Areas of Expertise:

Mundo
Energía
Política
Ambiente
Tecnología
Economía

Location Expertise:

Sevilla, España
Madrid, España
Iberoamérica

Official Title:

Editor de Cambio16

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Español, radicado en Madrid. Licenciado en Ciencias de la Información, Universidad de Navarra y Periodismo, Universidad Complutense de Madrid. Subdirector y secretario del Consejo Editorial, responsable de cierre y publicaciones (versiones digitales e impresas de Cambio16 y Energía16, y de la revista Cambio Financiero). Con amplia experiencia en el periodismo de investigación. Fundador y director del Diario de Andalucía y director de Cuadernos para el Diálogo (segunda época). Autor del libro El sindicato clandestino de la Guardia Civil, Serie Reporter, Ediciones B, Grupo Z. Membresía: Asociación de Revistas ARI, Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, Asociación de la Prensa de Sevilla (APS) y Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).

Check Also

Escáner de temperatura

Tomar la temperatura protege, pero no tanto

Detectan uno de los síntomas de la COVID-19, pero no que esté contagiado.