corazón efectos coronavirus
REUTERS/Andres Martinez Casares

El corazón no se salva de los efectos del coronavirus

Noticias Basada en hechos, observados y verificados por el periodista o por fuentes. Incluye múltiples puntos de vista, sin la opinión del autor. Si incorpora análisis, se etiqueta como noticias y análisis.

Investigadores de la Clínica Cleveland, en Estados Unidos, encontraron una incidencia del coronavirus en pacientes con síndrome del corazón roto. No porque el virus ataque directamente al corazón, sino por los efectos emocionales que generan las medidas para evitar su contagio.

El síndrome del corazón roto o miocardiopatía de Takotsubo está asociado al estrés, uno de los efectos que ha traído la pandemia del coronavirus. Los especialistas saben que, con frecuencia, este síndrome se presenta en situaciones emocionales extremas o durante desastres naturales. Los músculos del corazón se debilitan y provocan un dolor similar al de un ataque cardiaco. Aunque en algunos casos puede ser mortal, generalmente los pacientes se recuperan en cuestión de días.

“El efecto de la COVID-19 se ha extendido más allá de la atención médica, teniendo importantes ramificaciones sociales, económicas y culturales. Los efectos globales se han relacionado con el aumento del estrés y la ansiedad”, dice el estudio publicado en el sitio web JAMA Network Open.

Teniendo esto en mente, investigadores de la Clínica Cleveland estudiaron los casos de pacientes con problemas cardiacos de dos hospitales. Tomaron casos de pacientes tratados después de haber sido declarada la pandemia y los compararon con casos previos a la pandemia.

Los efectos del coronavirus en el corazón

Los 1914 pacientes estudiados, con una edad promedio de 67 años, se dividieron en cinco grupos de acuerdo a la fecha de su presentación clínica. El primer grupo incluyó a 258 pacientes que se presentaron durante la pandemia de COVID-19, entre el 1 de marzo y el 30 de abril de 2020. Los otros grupos de control de pacientes con síndrome coronario agudo se presentaron antes de la pandemia en fechas distintas. De marzo a abril de 2018, 390; de enero a febrero de 2019, 309; de marzo a abril de 2019, 679; y de enero a febrero de 2020, 278. Los datos se analizaron en mayo de 2020 y se dieron a conocer el 9 de julio.

El estudio mostró que hubo un “aumento significativo” en la incidencia de miocardiopatía por estrés durante la pandemia en comparación con los períodos prepandémicos.

Hubo un total de 20 pacientes con miocardiopatía por estrés (proporción de incidencia, 7.8%) durante la pandemia por COVID-19. En los plazos anteriores, los casos oscilaron entre 5 y 12 pacientes (rango de proporción de incidencia, 1.5% -1.8%).

Los pacientes del primer grupo tuvieron una estancia hospitalaria mediana más larga (6-9 días) en comparación con los hospitalizados de los otros cuatro grupos (3-4 días). No hubo diferencias en la mortalidad, pues en cada uno de los períodos pre y post COVID-19 se registró solo una persona fallecida.

“La pandemia ha creado un entorno paralelo que no es saludable”, aseguró Ankur Kalra, el cardiólogo que dirigió el estudio, citado por CNN.

“El distanciamiento emocional no es saludable. El impacto económico no es saludable. Lo hemos visto como un aumento en las muertes sin coronavirus. Y nuestro estudio dice que la miocardiopatía por estrés ha aumentado debido al estrés que ha creado la pandemia”, añadió.

Lea también:

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Katty Salerno

Areas of Expertise:

Política
Internacional
Economía
Medioambiente

Location Expertise:

Iberoamérica
España

Official Title:

Correctora y redactora editorial

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Licenciada en Comunicación Social, UCV, 1985, Curso de Corrección y Estilo en Español, Universidad de Barcelona, España, 2015, Diplomado en Edición, UCV-Cámara Venezolana del Libro, 2018. Redactora, editora y correctora editorial de las versiones impresas y páginas web, de Cambio16 y Energía16. Redactora de la revista Cambio Financiero. Amplia trayectoria en medios e instituciones nacionales e internacionales. Fui corresponsal jefe en Cuba y Venezuela de la agencia italiana de noticias ANSA; y jefe de prensa del Sistema Económico Latinoamericano (SELA) y del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela, entre otros cargos. También tengo experiencia en la edición de libros impresos y en edición de textos periodísticos para medios digitales. Venezolana radicada en Venezuela. Membresía: Asociación de Revistas ARI.

Check Also

La COVID-19 Gran Hermano

¿Puede el uso de nuestros datos acabar en un Gran Hermano?

Un tercio de los ciudadanos –una mayoría en el caso de los alemanes– piensa que estas empresas son malas para la democracia.