.
viernes , octubre 18 2019
Home / Reportajes / Cómo los nazis retorcieron la esvástica en un emblema del odio

Cómo los nazis retorcieron la esvástica en un emblema del odio

Por Andrés Tovar
04/09/2017

.

Las imágenes de Charlottesville, Virginia, de supremacistas blancos marchando con banderas nazis nos recordaron, como si la necesitáramos, que la esvástica sigue siendo un poderoso símbolo del odio racista.

En Alemania, donde los neonazis también marchan, es ilegal exhibir la esvástica, y los ciudadanos allí inician esfuerzos privados o del vecindario para quitarlas de la calle.

Pero los intentos de erradicar la esvástica pueden fallar a veces, como sucedió recientemente en Canadá, donde un habitante de Quebec fue detenido por la policía cuando trató de borrar las esvásticas en relieve en anclas salvadas en la pequeña comunidad del río San Lorenzo de Pointes-des-Cascades. Un corresponsal de Radio Canadá informó que los símbolos fueron hechos por la compañía inglesa WL Byers antes de que los nazis llegaran al poder. La compañía utilizó la esvástica como un símbolo de buena suerte, una práctica común a principios del siglo XX.

Sin embargo, el detenido le dijo a CityNews: “La esvástica ya no es un signo de paz. Es una señal unida a un movimiento que literalmente casi borró toda una cultura”.

Detrás de este resurgir de las esvásticas y la polémica tras de ellas hay una historia que, dado su uso reciente, puede resultar interesante para los que son repelidos o fascinados por lo que que simboliza. ¿Deben los 25 años que fue un símbolo del racismo nazi superar su uso milenario como talismán de la buena fortuna?

Esvástica: una historia antigua

La esvástica no siempre fue un símbolo de odio. Nada más lejos; la palabra svastika es de origen sánscrito y significa “conducente al bienestar“.

Como símbolo, el poder de la esvástica reside en su simplicidad y equilibrio. En el budismo, se cree que la esvástica representa las huellas del Buda. Tiene una función litúrgica en el jainismo, y en el hinduismo el símbolo de las agujas del reloj (la cruz gamada tal como la conocemos, con los brazos apuntando hacia la derecha) y el símbolo de las izquierdas, el sauvistika , se unen para representar opuestos como la luz y la oscuridad.

En Mesopotamia se usaba en monedas, y la nación Navajo lo tejía en mantas. Se ha encontrado en cerámica antigua en África y Asia. A veces se usaba como un solo elemento, pero a menudo se repetía como una serie de esvásticas entrelazadas para formar un borde en una prenda o en la arquitectura, como era común en la época romana.

También tuvo su aparición en las culturas germánicas y vikingas, y se puede encontrar en las iglesias medievales y vestimentas religiosas en toda Europa.

A finales del siglo XIX y principios del XX, la esvástica se consolidó en la cultura occidental como símbolo de buena suerte, similar a un trébol de cuatro hojas o una herradura.

Las empresas lo utilizaron como logotipo; adornó avisos del nacimiento y tarjetas de felicitación . Los Boy Scouts estadounidenses podrían obtener una insignia de esvástica y Finlandia, Letonia y Estados Unidos lo han utilizado como una insignia militar.

En Canadá, una comunidad minera en el norte de Ontario fue nombrada Swastika.

A fines del siglo XIX, el recién formado imperio alemán se vio envuelto en una época de nacionalismo desenfrenado. Algunos nacionalistas intentaron probar la superioridad racial alemana, suscribiendo a una idea ahora desacreditada que una raza aria antigua – los Indo-Europeos originales – eran sus antepasados. Se necesitaba evidencia para conectar a los alemanes con los arios.

Los nazis se apropiaron del símbolo

La esvástica proporcionaba el eslabón necesario.

A principios de la década de 1870, cuando el empresario y arqueólogo alemán Heinrich Schliemann creyó haber descubierto la antigua ciudad griega de Troya, se descubrieron más de 1.800 casos de la esvástica. Puesto que la esvástica también estaba presente entre los restos arqueológicos de las tribus germánicas, no tardó mucho a los nacionalistas en saltar a la conclusión de que los alemanes y los griegos eran descendientes de los arios.

Y si usted cree que los alemanes forman una “raza” separada superior a otros grupos étnicos alrededor de ella, se hace más fácil afirmar que usted necesita mantener esa “raza” pura. En ese contexto, siguió el antisemitismo.

La Sociedad Thule, una organización antisemita que promociona la superioridad del alemán Volk (folk en inglés), fue fundada al final de la Primera Guerra Mundial. Utilizó una esvástica estilizada como su logotipo. La sociedad patrocinó al incipiente partido nazi, y en un intento por un mayor perfil público, el partido creó un estandarte que incorporaba la esvástica como la conocemos hoy.

Hitler estaba convencido de que un símbolo potente reuniría a las masas a su causa xenófoba. Con una cruz suiza negra (llamada Hakenkreuz en alemán, o cruz enganchada ) girada 45 grados en un círculo blanco contra un fondo rojo, la bandera nazi modernizó el símbolo antiguo evocando los colores del recientemente derrotado imperio alemán.

En Mein Kampf , Hitler tomó el crédito único por el diseño y trató de darle significado: “En rojo vemos la idea social del movimiento, en blanco la idea nacionalista, en la esvástica la misión de la lucha por la victoria de los arios”. Aparte el simbolismo torturado, la pancarta de la esvástica hizo lo que se suponía que debía hacer: dio identidad visual al movimiento nazi.

Cuando los nazis asumieron el poder en 1933, trataron de unir al país detrás de su ideología racista aria, y el uso de su símbolo infiltró todos los aspectos de la vida alemana.

Todavía se puede ver a veces, incluso en azulejos de techo de mosaico en la Haus der Kunst de Hitler en Munich. La bandera se convirtió en la bandera oficial del país en 1935, y aunque no estaba en todas partes como Hollywood podría hacer creer, estaba muy presente.

El debate

Pero objetos como la esvástica no tienen ningún significado inherente; el simbolismo es construido por las personas que los usan. En nuestra sociedad occidental, la esvástica está contaminada. Los crímenes violentos contra la humanidad del movimiento nazi dieron al Hakenkreuz -la esvástica- un significado que no se puede ocultar ni borrar.

En lugares como Pointes-des-Cascades, donde existen esvásticas pre-nazis, se debe tener especial cuidado en contextualizar su presencia. Pero en todos los demás casos el símbolo realmente debe ser rechazado.

La conversaciónSus intenciones racistas llenas de odio son claras. No era un símbolo inocente para los nazis, ni para los neonazis de los últimos tiempos y para los supremacistas blancos. ¿Usted que piensa?

About Andres Tovar

Check Also

El retorno social de la inversión más rentable

El retorno social de la inversión más rentable

El 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales debatieron y adoptaron un conjunto de …