refinería de Cienfuegos

Putin, Guaicaipuro y Fidel y la refinería perdida en Cienfuegos

Opinion Advocates for ideas and draws conclusions based on the author/producer’s interpretation of facts and data.

En octubre del año 2000, en una de las visitas que Fidel Castro hizo a Hugo Chávez, Venezuela y Cuba firmaron un convenio de cooperación integral. Fue una visita larga, de miércoles a lunes, con recorrido por la zona de Vargas afectada por el deslave y un discurso del déspota cubano en la Asamblea Nacional.

El gobierno “bolivariano” insistía que el convenio –en cuanto al suministro de petróleo a precios especiales y con condiciones especiales de pago– era muy similar al firmado una semana antes con Costa Rica, El Salvador, Panamá, Haití, República Dominicana, Honduras, Nicaragua, Guatemala, Jamaica y Belice con el pomposo nombre de Acuerdo de Cooperación Energética de Caracas.

En apariencia y en la poca información que se hizo pública había algunas similitudes, pero no era verdad. Coincidían en el año de gracia, intereses al 2%, 15 años de plazo para pagar la deuda, la posibilidad de financiar entre un 5 y un 25% de la factura. Sin embargo, había diferencias extraordinarias, Si a los 11 firmantes del acuerdo de Caracas les vendería 80.000 barriles diarios, una alícuota de 7.700 en promedio, a Cuba le suministraría 53.000 barriles diarios.

Un elemento controvertido fue que La Habana pagaría parte de la factura con bienes y servicios –asesorías en deportes, medicina y en el sector agrícola, especialmente en la industria del azúcar–, pero lo realmente escandaloso que no se conoció por mucho tiempo fue que Chávez autorizó a Cuba a vender a terceros todo el petróleo que quisiera y a precios internacionales y en efectivo. Le pagaba para fuese su competidor.

Petróleo gratis

El negocio se hizo más redondo casi de inmediato, esférico, cuando el año de gracia se convirtió en eterno, nunca pagó, y la cuota llegó a 140.000 barriles diarios. El petróleo era gratis y como consecuencia Venezuela estaba obligada a pagar los bienes y servicios que le prestaba Cuba, y que cada día eran más.

En poco tiempo había 250.000 cubanos que enseñaban a leer con la Misión Robinson, con el lema “yo, sí puedo” (sic), a tocar cuatro, médicos que curaban diarrea con ibuprofeno, equipos del G2 que de controlar los 7 anillos de seguridad del presidente pasaron a dominar los servicios de inteligencia y el esqueleto estructural de las fuerzas armadas, instalaron el sistema informático de Pdvsa, recibieron la administración de registros y notarías, y ganaron la licitación para el nuevo programa de identificación de los venezolanos, que han cobrado varias veces y apenas se concretó en ese eructo que es el carnet de la patria.

También cobraron ingentes cantidades por asesorías agrícola, por la intermediación en los alimentos del escándalo Pudreval. Y por los equipos médicos que compró el propio Fidel Castro con dinero venezolano para los hospitales públicos, las medicinas genéricas vencidas traídas de Italia y la India. Incluidos los polvitos de paranpanpán que le echaban al comandante eterno todas las mañanas.

Una refinería en Cienfuegos para perder dinero y complacer a Fidel

Cuba cobraba, y sigue cobrando, quince y último. Cuando hay retrasos, que los hay, se cobra en especies. Lo hizo con la refinería de Cienfuegos que Venezuela reconstruyó en su totalidad y que sin aviso y sin protesto fue declarado bien cubano y desalojó a los técnicos de Pdvsa.

En diciembre de 2000, Guaicaipuro Lameda estaba en Cuba poniendo sobre papel lo que Chávez le había concedido a Fidel en octubre, después de viajar juntos a Sabaneta y visitar la casa natal o la residencia pobre de los Chávez-Frías. Ahí, en el número 85, entre las calles 10 y 11, Fidel Castro le dijo a Chávez, sin parpadear, que dentro de 300 años millones de personas visitarían ese sitio para conocer la casa donde nació el comandante Chávez. Le aseguró que mostrarían la misma fe ciega con la que millones de árabes peregrinan a La Meca y a Medina. Chávez no cabía dentro de sí. Además, Fidel lo había aceptado como su hijo ¿putativo?

En diciembre del año 2000 el general Guaicaipuro Lameda todavía creía más las traducciones que hacía José Vicente Rangel de las palabras de Chávez que en las acciones de Chávez dirigidas a demoler todo vestigio de institucionalidad en Venezuela. Empezó con las fuerzas armadas, siguió con Pdvsa y contra todo lo que fuese orden, incluido el orden alfabético y el orden cerrado castrense.

Refinería obsoleta y bien pagada

Era tan importante lo que Fidel quería dejar asentado con el presidente de Pdvsa –barriles diarios, créditos, colocación del crudo en otros mercados, envíos adicionales e inversiones venezolanas en las exploraciones petroleras cubanas– que prefirió quedarse conversando con Guaicaipuro que ir a recibir a Vladimir Putin al aeropuerto José Martí. Era la primera vez que un mandatario ruso viajaba a La Habana después de la implosión de la Unión Soviética.

Putin no iba a resolver distancias ideológicas, sino a presentarle un portafolio de propuestas para que empresas rusas se incorporaran a terminar algunos de los grandes proyectos de construcción de la era soviétic. Solo en la planta procesadora de níquel de Las Camariocas en la que la empresa Nirilt quería invertir 300 millones de dólares. Montos similares ofrecía para la refinería de Cienfuegos.

Entre 1985 y 1989 Moscú concedió créditos por 7.000 millones de rublos a Cuba para la construcción de una planta electronuclear en Juraguá, que apenas abastecería el 15% del consumo de electricidad de la isla y nunca se terminó, y una refinería en Cienfuegos que comenzó a funcionar en 1991 de forma intermitente, hasta 1995 cuando el gobierno cubano decidió no operarla más.

El desmembramiento de la antigua URSS significó la suspensión total de los suministros. De la noche a la mañana la chimenea apagada de 192 metros de altura de la refinería de Cienfuegos se convirtió en el símbolo del derrumbe del socialismo soviético. En el año 2000 Fidel Castro le propuso a Hugo Chávez reactivarla y Lameda trataba de convencerlo de que no era viable, que había otras opciones más rentables.

Se entregó con los ojos cerrados

Frente a la terquedad de Fidel Castro de reactivar la refinería, los técnicos de Pdvsa realizaron estudios técnicos y de factibilidad que dieron los mismos resultados: sería una inversión irrecuperable. Además, se agregaba que la tecnología era rusa y que la planta tenía muchos años cerrada, lo que incrementaba tremendamente los costos.

Sin embargo, en el primer semestre en 2005, cuando ya Chávez había desbaratado el referéndum revocatorio que lo sacaba del poder y estaba totalmente entregado a Fidel, comenzaron los estudios para determinar el costo de reactivar la planta: 83 millones de dólares que pondría Venezuela, además del petróleo. En abril de 2006, se constituyó la empresa mixta. 51% era de Cuba y 49% de Venezuela. En octubre de 2007 Chávez la preinauguró.

Un hueco negro como el petróleo

refinería de Cienfuegos

Hasta 2017 todo lo que se hacía y se deshacía en la refinería se mantuvo en un auténtico hueco negro. Por la prensa, no por nota diplomática ni por un mensajito de Whatsapp , el gobierno de Venezuela y los venezolanos se enteraron que la refinería de Cienfuegos pasaba a ser propiedad de Cuba. Ni el caramerudo Jorge Arreaza, que se encontraba ese día en La Habana tenía “detalles de la información”. Solo sabía lo que había publicado Granma, el órgano informativo del Partido Comunista de Cuba. La Habana tomó la medida para saldar deudas pendientes de Venezuela con Cuba, como el pago de servicios profesionales –“médicos” y entrenadores deportivos– y la renta de tanqueros petroleros para el traslado los 100.000 barriles de petróleo que día a día Venezuela le regalaba a la isla. El flete no es gratis.

Fidel Castro sabía que podía dejar para otro día el recibimiento a Putin en el aeropuerto José Martí, que ahora debía que poner en papel las promesas infinitas de Chávez y exigir su cumplimiento. Tenía que cobrar su mejor actuación como encantador de serpientes. Tan buena fue que 21 años después los herederos siguen absortos y cumplen las órdenes mansitos y no deliberantes. Encantados. Los apátridas son los otros, los que no gritaron patria o muerte.

Lea también:

Dateline:

Madrid, España

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Ramon Hernandez

Areas of Expertise:

Mundo
Política
Cultura
España
Medio Ambiente

Location Expertise:

Madrid, España
Caracas, Venezuela
Washington, Estados Unidos
Iberoamérica

Official Title:

Subdirector online de Cambio16 y Energía16

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Español, radicado en Tenerife. Licenciado en Comunicación Social en la Universidad Central de Venezuela. Subdirector online de Cambio16 y Energia16. Con amplia experiencia en el mundo del periodismo, en medios como Últimas Noticias, El Universal y El Nacional. Consejero de prensa de la Embajada de Venezuela en Washington (1984-1994). Autor de una gran cantidad de libros como Colón, entrevista imaginaria (1992); Revelaciones de Luis Tascón, el chavismo por dentro: engaños, verdades y traiciones (2008); El suicidio de la izquierda, conversación con Domingo Alberto Rangel (2010) y coautor con Roberto Giusti de Carlos Andrés Pérez, memorias proscritas. Premios y reconocimientos: Premio Municipal de Periodismo y Premio Nacional de Periodismo.

Check Also

La COVID-19 Gran Hermano

¿Puede el uso de nuestros datos acabar en un Gran Hermano?

Un tercio de los ciudadanos –una mayoría en el caso de los alemanes– piensa que estas empresas son malas para la democracia.