Los líderes de Ciudadanos y Podemos, Albert Rivera y Pablo Iglesias, respectivamente. FOTO: Reuters

Trump, arma arrojadiza para los políticos españoles

Por Iñigo Aduriz
11/11/2016

La sorpresa por la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales estadounidenses se ha convertido, en pocas horas, en nuevo material para avivar las llamas de la trifulca política entre los partidos. Apenas 24 horas después de conocer los resultados de los comicios, los principales líderes empezaron a utilizar la llegada del multimillonario a la Casa Blanca como ariete contra el adversario.

Podemos y sus dirigentes se han situado en el centro de esa batalla poco después de que se confirmaran los resultados, sobre todo porque sus rivales han equiparado al partido morado con el “populismo” de Trump. Pero su líder, Pablo Iglesias, utilizaba su valoración sobre los comicios para cargar una vez más contra la que considera como “vieja política” en la que enmarca a los partidos tradicionales tanto españoles –PP y PSOE, principalmente– como del resto de países.

En este caso englobaba en ese grupo a la candidata demócrata, Hillary Clinton. “La vieja política no sirve para combatir el fascismo”, aseguraba Iglesias en una entrevista en la Cadena Ser en la que volvía a recalcar que su apuesta para la Presidencia de EEUU era “el socialista Bernie Sanders y no la candidata de Wall Street, Hillary Clinton”. “Los viejos partidos, que han deteriorado nuestra democracia, que entregaron el poder a las élites, no podrán enfrentar los desafíos que vienen”, insistía.

Pero a Iglesias enseguida empezaban a lloverle las críticas minutos después. El primero en señalar a la formación morada directamente era el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. “Hoy estarán contentos en Podemos porque esto [el triunfo de Trump] acaba con el tratado del libre comercio” aseguraba el líder del partido naranja durante una entrevista en Telecinco. En su opinión, con el triunfo del multimillonario “van a estar contentos los que no quieren que tengamos una coalición de países occidentales” porque “al final el populismo, sea de extrema derecha o extrema izquierda, se toca”.

Sus palabras incendiaron las redes y también los ánimos de los dirigentes de Podemos y de Ciudadanos, que se enzarzaron en una batalla de tuits que se mantiene en la tarde de este jueves. El propio Iglesias dedicaba un tuit al líder del partido naranja, haciendo mención a las palabras de este último en televisión: “Cuñadismo de extremo centro: la mascota de Rajoy a medio camino entre la ignorancia y la poca vergüenza”, apuntaba.

Las respuestas no se hacían esperar por parte de los líderes de Ciudadanos. Su gurú económico, Luis Garicano, tuiteaba un vídeo histórico del programa Fort Apache que conduce el propio Iglesias y en el que se analizaba el que el líder de Podemos llama “populismo de izquierdas”.“Te paso este vídeo del que aprendí mucho sobre populismo de izquierdas y de derechas. Escucha a un tal Verstrynge”, le decía Garicano en su mensaje al secretario general de la formación morada.

En similares términos se expresaba el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, que recalcaba la acusación que había realizado poco antes el líder de su partido. “No te pongas nervioso”, le emplazba a Iglesias a través de otro tuit. “Insultar no es la vía. A ver: ¿quién se alegra hoy del fin del libre comercio entre UE y EEUU? Podemos, Trump, Le Pen”, insistía, provocando otro número considerable de respuestas e interacciones.

Este jueves las acusaciones en este mismo sentido llegaban por parte del PSOE. La presidenta andaluza y mujer con mayor peso institucional y orgánico del partido, Susana Díaz, sostenía que “la música de Trump contra la casta corrupta ya se la habíamos escuchado a Podemos”. La dirigente pronunciaba estas palabras en el Parlamento de Andalucía en respuesta, precisamente, a una pregunta de la portavoz de la formación morada en el parlamento regional, Teresa Rodríguez. “Hay quienes tienen en el Parlamento andaluz varios máster de populismo” ha remachado, y “no se encuentran en la bancada socialista”.

El triunfo de Trump también ha dejado en evidencia los temores del Gobierno ante lo que la victoria del magnate podría provocar en las relaciones entre España y EEUU. Nada más conocerse la victoria del multimillonario, el recién nombrado presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se apresuraba a darle la enhorabuena y aseguraba que, como socio “indispensable”, el país seguirá trabajando conjuntamente con las autoridades norteamericanas.

Sin embargo, poco después, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, confiaba en que el magnate cambie su discurso y se atenga al tono conciliador que mostró en la noche electoral. En una entrevista en Onda Cero, aseguraba: “Trump ha dicho muchas cosas que cuando gobierne no dirá”.

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Iñigo Aduriz

Avatar

Check Also

Derretimiento en el Mont Blanc abre una cápsula del tiempo hacia 1966

El derretimiento en el Mont Blanc abre una cápsula del tiempo

Desde el inicio del calentamiento global y la recesión glacial, los campos de hielo de las altas montañas se han convertido en cápsulas del tiempo