.
martes , octubre 15 2019
Home / Actualidad / Ébola ¿por qué es una emergencia de salud pública de interés internacional?
Ébola
Vigilancia contra el virus del Ébola en la frontera entre RD Congo y Uganda. Imagen. OMS/Matt Taylor

Ébola ¿por qué es una emergencia de salud pública de interés internacional?

Tedros Adhanom Ghebreyesus declaró como emergencia de salud pública de interés internacional el último brote de Ébola que afecta a República Democrática del Congo. Desde agosto pasado han muerto más de 1.600 personas cuando comenzó el brote en Kivu del Sur. La alerta internacional viene dada por la aparición de un caso en Goma, en la frontera con Ruanda. Ya en junio pasado se registraron dos muertes producto del Ébola en Uganda.

El director general de la Organización Mundial para la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló que la emergencia internacional significa que se deben redoblar los esfuerzos para combatir este brote de Ébola.  La declaración surge como resultado de la última reunión del Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional. Los retrasos en la financiación de ayuda han demorado la respuesta a este virus.

El mortal Ébola

De acuerdo con la OMS, la enfermedad por el virus del Ébola es una dolencia grave con una tasa alta de mortalidad para el ser humano. En este último brote la tasa de letalidad ha sido de 50%, mientras que en brotes anteriores las tasas oscilaron entre 25 y 90% de letalidad.

El brote de Ébola más extenso ocurrió entre  2014-2016 con un saldo aproximado de 30 mil infectados y 11 mil muertos. Además de haber empezado en Guinea y haberse propagado hacia Sierra Leona y Liberia. Dentro del género Ebolavirus se han identificado cinco especies distintas: ebolavirus Bundibugyo (BDBV), ebolavirus Zaire (EBOV), ebolavirus Reston (RESTV), ebolavirus Sudan (SUDV) y ebolavirus Taï Forest (TAFV).

Zorros voladores, huéspedes naturales

Al parecer los huéspedes naturales de este virus son los murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae, mejor conocidos como zorros voladores o murciélagos de la fruta. Estos se encuentran distribuidos en África, Oceanía y Asia.

El contacto con fluidos corporales de estos y otros animales silvestres (chimpancés, gorilas, monos, antílopes y puercoespines) introduce el Ébola en la población humana. De allí se propaga de persona a persona “por contacto directo… con órganos, sangre, secreciones, u otros líquidos corporales de personas infectadas, o por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos”. La OMS advierte que aún se precisan más datos acerca de los riesgos vía transmisión sexual.

Sin tratamiento específico

El Ébola tiene un período de incubación de 2 a 21 días. Los síntomas tempranos de esta enfermedad dificultan su detección, ya que son parecidos a síntomas de otros males como la malaria. Fiebre, debilidad intensa, dolores musculares, de cabeza y de garganta; vómitos, diarreas, erupciones cutáneas, disfunción hepática y renal, hemorragias internas y externas son sus síntomas.

Si se sospecha que una persona está infectada debe aislarse inmediatamente y notificarse a las autoridades sanitarias. Para confirmar el diagnóstico se requiere de la prueba PCR-RT (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa).

El Ébola no cuenta con un tratamiento específico, por lo que se aplica un tratamiento estándar para tratar los síntomas, aliviar el sufrimiento y reducir la mortalidad: rehidratación oral o intravenosa, administración de antipiréticos, analgésicos, antieméticos y tranquilizantes; suplementos nutricionales y vitamínicos más antibióticos de amplio espectro. La buena noticia es que cuando el paciente se recupera es resistente a la cepa que contrajo.

Vacuna rVSV-ZEBOV

No existen vacunas aprobadas para el Ébola, según la OMS. No obstante existen dos posibles. Una de ellas es la rVSV-ZEBOV. Esta vacuna se puso a prueba en un ensayo clínico llevado a cabo en julio de 2015 por la OMS, Médicos sin Fronteras y el Instituto de Salud Pública de Noruega.

El ensayo fue realizado en Guinea entre 11.841 individuos, 5.837 individuos que recibieron la vacuna no reportaron síntomas de Ébola durante los siguientes 10 días o más. Mientras que entre aquellos que no recibieron la vacuna se reportaron hasta 23 casos de la enfermedad.

Actualmente, la OMS junto a otras organizaciones trabajan en función de prevenir y controlar la enfermedad. Su propagación se ve influenciada por el desplazamiento producto de conflictos armados, desconfianza entre las comunidades del personal sanitario extranjero o las prácticas ritualistas funerarias que incluyen la participación familiar en la preparación de los cadáveres.

Recomendaciones a países afectados

OMS ha publicado una serie recomendaciones para los países vecinos, todos los países y los países afectados. A estos últimos indican:

  • Continuar con el fortalecimiento comunitario en prevención, compromiso y participación en los puntos de entrada al país, particularmente en la identificación de normas y creencias que impiden una respuesta comprehensiva.
  • Seguir monitoreando los cruces de fronteras y las carreteras principales para asegurar que no se pierda el seguimiento de las personas que han tenido contacto con el virus.
  • Mantener el trabajo con ONU y sus asociados para reducir las amenazas y los riesgos a la seguridad y crear un ambiente propicio para las operaciones de salud pública como una plataforma crucial para acelerar el control de la enfermedad.
  • Reforzar la vigilancia con el objetivo de reducir el número de muertes en la comunidad y el tiempo entre detección y aislamiento. Además, de implementar análisis de secuencia genética para mejorar el entendimiento de la transmisión de la enfermedad.
  • Implementar rápidamente estrategias de vacunación óptima que tengan un máximo impacto en la detención del brote.
  • Fortalecer las medidas para prevenir las infecciones nosocomiales – contraídas luego de la estancia en un hospital – incluyendo un monitoreo sistemático de las instalaciones sanitarias.

En cuanto a la emergencia de salud pública de interés internacional, tanto ONU como OMS señalan que no se trata de cerrar las fronteras ni la asistencia a los países afectados, sino de aumentar la ayuda y su eficacia.

Este brote de Ébola se trata entonces de “un evento extraordinario” que puede impactar otros países y por lo tanto, plantear la necesidad de una respuesta coordinada a nivel internacional. “La declaración no debe utilizarse para estigmatizar o penalizar a las personas que más necesitan nuestra ayuda”, señala Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Para más información visite Cambio16.com

Lea también:

Yoga para salvar el planeta

Yoga para salvar el planeta

About Maria Rosales

Redactora. Amante del aire libre y los espacios verdes. Premisa personal: La paz por encima de todo.

Check Also

Moreno Noruega

Moreno: “No creo que Busquets esté tan lejos de esa mejor versión”

La selección española se enfrenta este miércoles a Suecia con el objetivo de cerrar la …