.
martes , noviembre 12 2019
Home / Actualidad / Hambre en el Ártico, la tragedia de ser un oso polar
Ártico
Los osos polares son mamíferos que pesan entre 352 – 680 kg y pueden llegar a medir hasta 3 metros.

Hambre en el Ártico, la tragedia de ser un oso polar

Un oso polar visiblemente demacrado caminó 1500 km al sur desde su hábitat natural el Ártico en busca de comida. Las disminución del hielo polar ártico, producto del cambio climático, obliga a los Ursus maritimus a permanecer en tierra durante los veranos.

Esto les impide conseguir alimento. Ellos – los osos – a pesar de estar en lo más alto de la cadena alimentaria, pasan hambre y esto es un indicador del estado de los ecosistemas donde se desarrollan.

Desplazado Climático

Para el 18 de junio reseñaba The Siberian Times que un oso polar visiblemente agotado y hambriento deambulaba por la zona industrial de Norilsk. “Él está muy hambriento, apenas si puede parpadear y mantener los ojos abiertos, es casi incapaz de caminar”, decía Irina Yarinskaya, fotógrafa de Zapolyarnaya Pravda newspaper.

Para ese momento los servicios de emergencia local y la policía habían chequeado al oso, pero de acuerdo con las leyes sobre protección de especies en peligro se requiere una orden desde Moscú para que el oso sea sedado, enviado de nuevo a las costas del Ártico o se asiente en un zoológico. El oso pasó a ser un desplazado climático.

Osos Polares

Los osos polares son mamíferos que pesan entre 352 – 680 kg y pueden llegar a medir hasta 3 metros. Tienen acceso al hielo marino, lo que les permite cazar todo el año. Sin embargo, por más de 20 años este hielo ha disminuido y derretido por períodos de tiempo cada vez más prolongados.

De este hielo dependen los osos para poder trasladarse y cazar focas. Cuando el hielo retrocede, los osos polares deben permanecer en las áreas congeladas por más tiempo. En ese lapso solo dependen de sus reservas de grasa para sobrevivir hasta que se puedan mover nuevamente y cazar.

Señala WWF que en el sur de su área de distribución es donde los osos sufren más desnutrición, sobre todo las hembras que deben amamantar a sus cachorros. Las poblaciones de osos polares viven en aguas cubiertas por hielo ártico.

Se encuentran distribuidas en Canadá (Manitoba, Terranova, Labrador, Nunavut, Territorios del Noroeste, Quebec, Territorio del Yukón, Ontario), Groenlandia, Dinamarca, Noruega (Svalbard y Jan Mayen), Rusia (Rusia del Norte de Europa, Siberia, Chukotka, Sakha, Krasnoyarsk), Estados Unidos (Alaska) y algunas veces llegan hasta Islandia.

Se calcula que su población consta de 22 mil a 31 mil ejemplares en todo el mundo y su estado en la “Lista Roja de especies amenazadas” es calificado de vulnerable. Señala WWF que la mejor manera de proteger esta especie amenazada es frenando el cambio climático que es la causa directa del derretimiento del casquete polar ártico. El responsable sigue siendo el hombre.

Amenaza latente en el Ártico

El desarrollo industrial es una amenaza latente para toda la región del Ártico y por ende para la supervivencia del oso polar. El continuo avance del deshielo marino permite la aparición de un nuevo océano lo que desde el punto de vista industrial genera más oportunidades de explotación.

El avance del deshielo ha permitido el avance del negocio del gas y petróleo y el aumento del tráfico marítimo de carga. Este avance sumaría más efectos para el ya desmejorado ecosistema de los osos, pues de haber un derrame se afectaría aún más la cadena alimenticia del Ártico.

Es crucial para la estabilidad de las poblaciones de los osos polares frenar el cambio climático, pues de otra manera las invasiones por osos polares a zonas relativamente cercanas serán más frecuentes. Y se agravaría la relación con el ser humano, ya que estos animales son peligrosos depredadores.

Por lo tanto, la reducción en la producción y consumo de combustibles fósiles y el aumento de energías alternativas es fundamental para poner freno a un cambio climático que ya tenemos encima pero que afortunadamente es reversible. El tiempo se acaba y el deshielo del Ártico con los osos polares errando en el continente es un triste ejemplo de ello. #C16Alerta

Para más información visite Cambio16.com

Lea también:

El Ártico, la última frontera

El Ártico, la última frontera

About Maria Rosales

Redactora creativa con 17 años de experiencia como investigadora y editora de contenidos. Aficionada a los idiomas y entusiasta de los deportes al aire libre. Redactora en Cambio16, especialmente para las sesiones de Medioambiente y DDHH.

Check Also

Psoe y podemos

PSOE y Unidas Podemos firman un preacuerdo para un gobierno “rotundamente progresista”

Y seis meses después, y 48 horas luego de las nuevas elecciones, el presidente en …