martes , enero 28 2020
Home / Actualidad / Heineken piensa en verde
Heineken

Heineken piensa en verde

Mauricio Domínguez-Adame, Director de Responsabilidad Social Corporativa de Heineken España

La cervecera multilocal lidera la innovación del sector en España, basándose en el compromiso y el respeto por las personas y el planeta, valora Domínguez-Adame.

Las empresas no pueden quedarse al margen de la revolución medioambiental en la que estamos inmersos.

Heineken lo sabe y, por ello, encamina sus líneas de actuación de sostenibilidad. Así, apuesta por la reducción de la huella de carbono y del consumo de agua, la restitución de las fuentes hídricas. Además, promueve la economía circular y el consumo responsable, así como trabajando con proveedores locales. Así define la capacidad de transformación de la compañía su director de Responsabilidad Social Corporativa.

Heineken como agente de cambio sostenible

Heineken se ha convertido en un agente de cambio sostenible, cuyo objetivo es transformar la sociedad a través de proyectos eficientes e innovadores. Este compromiso se concreta en el denominado círculo virtuoso de la compañía, que incide en el cumplimiento de seis de los Objetivos de Desarrollo sostenible. Los resultados de la estrategia Brindando un Mundo Mejor son espectaculares. ¿Qué logros se han alcanzado?

2018 ha sido un año muy importante para Heineken España en la lucha contra el cambio climático. La empresa ha logrado superar los objetivos que se había marcado para 2020. Este año la compañía ha reducido sus emisiones de CO2 a 2,17 kg/hl. Al mismo tiempo definía la hoja de ruta que le permitirá elaborar sus cervezas exclusivamente con energías renovables antes de 2025. Con ello, se ha adelantado cinco años al compromiso global.

Además, ha seguido llevando a cabo proyectos de restauración ambiental para compensar el agua que utiliza en la producción de sus cervezas, alcanzando el balance hídrico positivo en Andalucía dos años antes de lo previsto. Un buen ejemplo es el proyecto Doñana, con el que se compensan una media de 1.000 millones de litros de agua al año, una cantidad equivalente a todas las cervezas producidas por Heineken en nuestro país.

Asimismo, la compañía sigue avanzando en su compro-miso con las compras locales y sostenibles, en el desarrollo de una cultura de consumo responsable en colaboración con la Asociación de Cerveceros de España, en la seguridad de sus empleados y en la contribución social a las comunidades donde opera, especialmente a través de los patrocinios de sus marcas y de la Fundación Cruzcampo.

Estos éxitos han llevado a Heineken España a establecer nuevos retos para 2030 en el marco de la estrategia de sostenibilidad Brindando un Mundo Mejor, con el fin de dar cumplimiento a los compromisos asumidos en la COP21 de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Hacia el 100% de energías renovables

¿Sustituir las actuales calderas de gas por otras renovables es el paso siguiente?

Sin duda, el proyecto de energía térmica renovable que representa la caldera de biomasa de la fábrica de Jaén es una palanca imprescindible para lograr el ambicioso reto que Heineken España se ha marcado de cara a 2025: garantizar que el 100% de su producción se realiza con energías renovables.

En la última década la compañía ha reducido en un 48% sus emisiones de CO2 relativas a producción en todo el mundo. Y de cara a 2030, el objetivo del programa “Drop the C” es lograr que el 70% de toda la energía térmica y eléctrica que Heineken utiliza en el mundo sea renovable y, además, que implique un cambio real.

Por ello, la compañía se compromete a promover la producción de energías renovables, en lugar de comprar certificados agregados para cumplir con este reto. El compromiso en España es incluso mayor, ya que pretendemos superar esta cifra cinco años antes, hasta llegar al 100%. Y, como resultado, a mediados de 2020 la fábrica de Heineken España en Jaén se convertirá en la primera y única fábrica de cervezas de España y la primera de Europa dentro de su categoría que funcionará exclusivamente con energías renovables.

Reducción del consumo de agua

La gestión del agua se ha traducido en la reducción del 27% de su consumo en la última década. ¿En qué consisten los proyectos de compensación hídrica del programa Walter Balancing como el Proyecto Doñana, el Proyecto Olivo y el Proyectos Cañaveral?

Los proyectos de compensación hídrica del programa Water Balancing promueven la restitución de agua en zonas con alto estrés hídrico, concretamente en el entorno de las cuencas de los ríos que nutren a sus cuatro fábricas en España. Además, contribuyen a mejorar la biodiversidad, a aumentar el turismo ecológico y a lograr una mayor rentabilidad para los agricultores locales.

El Proyecto Doñana (Sevilla y Huelva) se ha centrado en la restauración ambiental de cuatro lagunas litorales dentro del Espacio Natural de Doñana, esta actuación nos ha permitido compensar más de 1.000.000 m3 de agua, significativamente mucha más de la inicialmente prevista, haciendo que nuestro balance hídrico en Andalucía sea positivo. Además, esta actuación ha contado con estudiado programa de reforestación, que ha permitido un aumento significativo de la biodiversidad, gracias a la reintroducción de especies vegetales autóctonas y a la creación de hábitat adecuados para especies cerceta pardilla y la focha cornuda.

Seguimiento continuo a los proyectos

Actualmente, gracias al acuerdo de colaboración con SEO-BirdLife, llevamos a cabo actuaciones de seguimiento ambiental de las lagunas restauradas, que incluye un completo plan de voluntariado que ha mejorado la fauna presente en el entorno.

El Proyecto Olivo (Jaén y Granada), es una iniciativa de investigación pionera en nuestro país que experimenta nuevas técnicas agrícolas para el cultivo de cebada en campos de olivar. Reduce la erosión (principal problema del olivar en la Cuenca Mediterránea), mejora el balance hídrico del suelo y minimiza el impacto del cambio climático. Además, aspira a mejorar la economía local utilizando esta cebada en la elaboración de cerveza y proporcionando al agricultor una producción e ingresos extra.

Los numerosos premios cosechados este año por Cruzcampo Bock Olivarera (la primera cerveza elaborada con cebada cultivada en el Proyecto Olivo), entre los que destacan el Premio Innovación Sostenible en Alimentación y Bebidas Promarca o el reconocimiento del Observatorio de Innovación en Gran Consumo como uno de los productos más innovadores del año, son un excelente ejemplo de todas las oportunidades que se pueden crear en torno a este proyecto.

Por su parte, el Proyecto Cañaveral (Valencia) persigue la restauración ecológica y la rehabilitación hídrica del Barranco del Poyo el principal afl uente de la Albufera de Valencia. Este año podremos conocer los resultados de las actuaciones desarrolladas en el marco de este proyecto, centradas en el control de los cañaverales y en la reforestación del Barranco del Poyo con especies 100% autóctonas, con el objetivo de mitigar la presión ganadera y reabrir este enclave de gran valor ecológico.

Hacia un balance hídrico neutro

Devolver al medio 1,5 litros de agua por litro de cerveza producido. ¿Se podrían compensar 1,4 millones de litros de agua al año?

Definitivamente se puede. Así lo avalan los resultados de nuestras actuaciones, evaluadas por instituciones independientes como la Universidad de Granada, en el caso de Doñana. Las actuaciones desarrolladas han permitido compensar más del doble de agua que se pretendía haber alcanzado en estas fechas. Tanto es así, que el éxito de los proyectos desarrollados en España ha hecho que el grupo Heineken los considere una fuente de inspiración para definir los objetivos de su compromiso global con el cuidado de las fuentes de aguas de cara a 2030 y la compañía ya ha desarrollado una hoja de ruta para garantizar la continuidad de estos proyectos de compensación hídrica.

¿Es factible un balance hídrico neutro para 2020?

Es factible y necesario. El agua es un recurso vital, imprescindible y muy escaso en países como el nuestro. Por eso, hace ya unos años que Heineken España convirtió esta causa en una de sus mayores preocupaciones. Y tal y como la compañía había previsto, en 2020 logrará alcanzar el balance hídrico neutro o incluso positivo, devolviendo al medio cada gota utilizada en la elaboración de sus cervezas. La compañía también marca la diferencia desde el inicio de su proceso de producción.

Heineken y la agricultura sostenible

¿En qué consiste su apuesta por la agricultura sostenible?

La sostenibilidad es una parte esencial de la cultura corporativa de Heineken y una de las cinco prioridades estratégicas de su negocio. Es el factor que le permite asegurar su éxito a largo plazo, generando valor compartido para el negocio y para sus grupos de interés en toda la cadena de valor, “del campo al bar”; es decir, desde la selección de sus materias primas hasta que sus cervezas se disfrutan en el bar o en casa.

Este compromiso hace imprescindible una decidida apuesta por la agricultura sostenible, fomentando el desarrollo local y manteniendo el respeto por el entorno natural. Solo así podremos garantizar que nuestros productos se elaboran con los mejores ingredientes naturales, contribuyendo a hacer prosperar las comunidades en las que operamos y minimizando el efecto que causamos en el medioambiente.

Logros de Heineken son sostenibles en el tiempo

Afirma que con la elaboración de la Cruzcampo Bock Olivarera se cierra el círculo y se podrían compensar más de 700 millones de litros de agua. ¿La investigación sobre la cebada de olivar es toda una revolución?

El Proyecto Olivo representa una revolución por varias razones. Pero la más importante es que plantea el desarrollo de nuevas técnicas en campos de olivar, un tipo de agricultura que ocupa dos terceras partes de la tierra cultivada en Andalucía. Además, al integrar la producción de cebada en los olivares de la cuenca del Guadalquivir se mejora la economía local, ya que el agricultor logra una producción e ingresos extra. Todo ello, por supuesto, sin olvidar que los análisis de las primeras cosechas demuestran que la iniciativa está generando beneficios medioambientales, con mejoras en la calidad del suelo, de la biodiversidad de la zona y del paisaje.

Reducción del 60% en emisiones de CO2

Las emisiones de CO2 se han reducido en un 60% desde 2008. ¿Cómo ha sido posible?

Heineken España lleva años esforzándose por reducir las emisiones generadas con su actividad, tratando de lograr un modelo de negocio más sostenible y respetuoso con el entorno en el que opera, con el fin de contribuir a una economía baja en carbono. El programa “Drop the C”, que recientemente ha presentado una nueva hoja de ruta global para 2030, concentra las actuaciones que la compañía desarrolla para reducir su huella de carbono en torno a las áreas: elaboración de cerveza, distribución, refrigeración y packaging.

En 2018 Heineken España ha implantado nuevos programas de eficiencia energética en la elaboración de cerveza, ha incrementado el uso de fuentes limpias como el biogás y ha adquirido el 100% de energía eléctrica de fuentes renovables certificadas. En distribución, la compañía ha desarrollado con sus partners el programa “Fuel Management” (reduce los costes asociados al consumo de combustible a través de un sistema de gestión telemático que mide cada vehículo), capacitando a los conductores en conducción eficiente e implantando un Daily Control System (DCS), un sistema de control diario que registra las mejoras logradas por cada conductor. Además, en refrigeración se ha seguido apostando por enfriadores ecoeling. Este tipo de medidas han permitido a Heineken adaptarse a los efectos del cambio climático mediante el uso de tecnologías limpias que reducen su dependencia de los combustibles fósiles.

Menos plásticos y menos carbono

¿Se pueden reducir los residuos plásticos sin que se incrementen las emisiones de dióxido de carbono? Entre las botellas de plástico y las latas de aluminio ¿quién ganará?

Heineken es consciente de que la fabricación y gestión de los envases y embalajes necesarios para comercializar sus productos también generan emisiones de CO2. Por ello, la compañía colabora con los proveedores que llevan a cabo estos procesos con el fin de reducir dichas emisiones. De hecho, nuestras botellas están elaboradas con un 65% de material reciclado y las latas contienen también un 70%.

En nuestro caso, el 100% de los envases finales que entregamos a los consumidores no son de plástico, por lo que no tenemos la problemática de otras industrias de gran consumo que utilizan masivamente este material como envase.
A pesar de ello, somos muy conscientes del problema que el plástico está generando en nuestro planeta, y por eso estamos trabajando para que en nuestros embalajes vaya desapareciendo su uso, mediante su eliminación por materiales más sostenibles o biodegradables.

Nuevas ideas de Heineken

En estos momentos, estamos planificando nuevos embalajes que permitan la sustitución de elementos plásticos básicamente por cartón, que realiza la misma función del plástico.

Hay que decir, que existe una fuerte correlación entre el peso de los embalajes y la cantidad de emisiones de CO2 que contiene. Por ello, el plástico tiene una ecuación muy favorable en este sentido frente a otros materiales. El problema del plástico se centra en su durabilidad. Se convierte en una basura casi permanente que daña los ecosistemas y a los seres vivos que los ingieren.

Por eso las empresas responsables tenemos que hacer un uso consciente de este material, minimizándolo y asegurando su correcto reciclado para que no acabe contaminando los océanos.

En el caso de la cerveza la respuesta es clara, el producto final se envasa sólo en vidrio o latas. Estas últimas pueden ser de acero o aluminio.

La innovación apalanca la sostenibilidad

La educación, la formación y el emprendimiento es fundamental para el desarrollo sostenible. Las startups que Heineken acelera sobreviven en más de un 70%. ¿La innovación es clave?

Totalmente, la sostenibilidad depende en gran medida de la innovación, nuevas energías renovables, nuevos materiales, etc. son claves para una economía más sostenible. La creatividad está en el ADN de Heineken. Por ello siempre ha sido una compañía pionera. Así lo demuestra el origen emprendedor de las familias que crearon marcas tan relevantes como Heineken, Cruzcampo o El Águila, hace más de un siglo.

Por ello, se esfuerza por promover la innovación en sectores de actuación preferentes para su actividad, apostando por la capacidad transformadora de los jóvenes. Esta es la razón que nos ha llevado a crear iniciativas orientadas al impulso de su talento a través de programas como la aceleradora empresarial RED INNprende, el programa de innovación abierta Retos Heineken o los numerosos cursos de formación que impartimos a nuestros empleados para fomentar el intraemprendimiento.

Consumo responsable, seguridad y salud completan las iniciativas de RSC. ¿Es rentable invertir en sostenibilidad?

En Heineken la sostenibilidad es una de las estrategias clave de negocio. De hecho, las compañías que se toman en serio la sostenibilidad suelen tener un buen comportamiento financiero. La sostenibilidad es lo que asegura nuestro éxito financiero en el largo plazo. Pero en corto también hay comportamientos sostenibles que pueden mejorar los resultados financieros. Por ejemplo, están las energías renovables que ya son más baratas que las fósiles. También se puede hablar de la valorización de recursos dentro de la economía circular que permite conseguir unos ingresos extra. Nuestra apuesta por la sostenibilidad es firme y decidida.

Lea más sobre este y otros contenidos en la edición 2.262 de Cambio16

Puede adquirirla impresa, en digital, suscripción digital y suscripción total.

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Juan Emilio Ballesteros

Areas of Expertise:

Mundo
Energía
Política
Ambiente
Tecnología

Location Expertise:

Sevilla, España

Official Title:

Editor de Cambio16

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Español. Licenciado en Ciencias de la Información, Universidad de Navarra y Periodismo, Universidad Complutense de Madrid. Subdirector y secretario del Consejo Editorial, responsable de cierre y publicaciones (versiones digitales e impresas de Cambio16 y Energía16, y de la revista Cambio Financiero). Con amplia experiencia en el periodismo de investigación. Fundador y director del Diario de Andalucía y director de Cuadernos para el Diálogo (segunda época). Autor del libro El sindicato clandestino de la Guardia Civil, Serie Reporter, Ediciones B, Grupo Z. Membresía: Asociación de Revistas ARI, Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, Asociación de la Prensa de Sevilla (APS) y Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).

Check Also

antorcha olímpica

La antorcha olímpica será alimentada por hidrógeno para reducir emisiones

El Comité organizador de los Juegos Olímpicos informó este lunes que se usará hidrógeno para …