pantallas faciales o mascarillas
Foto REUTERS/Mike Segar

Pantallas faciales o mascarillas, he ahí la cuestión

Noticias Basada en hechos, observados y verificados por el periodista o por fuentes. Incluye múltiples puntos de vista, sin la opinión del autor. Si incorpora análisis, se etiqueta como noticias y análisis.

Pantallas faciales o mascarillas – también tapabocas, cubrebocas o barbijos, como lo quiera llamar. ¿Cuál de los dos nos protege mejor del contagio de la enfermedad del coronavirus? Esta es otra cuestión sobre la que los científicos no logran consenso. Algunos, salomónicamente, proponen que se usen ambos.

Todo parece indicar que las tendremos que usar por un largo tiempo. Serán como una especie de salvoconducto sanitario para poder llevar la vida dentro de la nueva normalidad a la que nos ha sometido el SARS-CoV-2.  

Lo bueno es que la discusión sobre este aspecto no se da solo entre expertos científicos. Los mortales comunes y corrientes tenemos la libertad de elegir cuál opción nos gusta más, o nos hace sentir menos incómodos.

Hasta hace poco, las pantallas faciales eran usadas solo en ambientes médicos u hospitalarios o con alto riesgo de contraer la COVID-19. Pero ahora es común verla en los rostros de la gente por la calle.

Hay quienes aseguran que las mascarillas les producen calor, claustrofobia, les irritan la piel o les empañan los anteojos. Son todas razones válidas para preferir las pantallas faciales. Otros lo hacen por la sencilla razón de que estas permiten ver el rostro y hasta la sonrisa de quienes la usan.

Pantallas faciales y sus defensores

Más allá de que nos sintamos cómodos con uno u otro tipo, la pregunta que debemos hacernos es cuál de los dos nos protege de manera efectiva frente a la posibilidad de contagio. Y aquí es donde entran las distintas opiniones de los expertos.

“Hay muchas razones —al menos biológicas— para sospechar que [los protectores] son definitivamente mejores que las mascarillas”, sostiene el Dr. Amesh Adalja, experto en preparación para pandemias del Center for Health Security de Johns Hopkins.

Las pantallas faciales “no solo impiden que transmitas” el virus, sino que también “te cubre los ojos y protege mejor las membranas mucosas de la cara por donde te podrías infectar”, añade.

“Los protectores faciales ofrecerían el mejor beneficio en oficinas concurridas en las que la circulación de aire no es ideal”. La opinión es del Dr. Eli Perencevich, profesor de medicina interna y epidemiología en la Facultad de Medicina Carver de la Universidad de Iowa. Él y dos colegas hicieron un estudio en 2014 sobre los beneficios de los protectores faciales para la prevención de infecciones.

“Las pantallas faciales parecen reducir considerablemente el riesgo de inhalar el virus de la influenza”; otro virus respiratorio que se contagia por la propagación de pequeñas gotas, dice el estudio publicado por JAMA, la revista de la Asociación Médica Estadounidense.

“En un estudio simulado, se demostró que las pantallas faciales redujeron la exposición viral directa en un 96% cuando las usó una persona que simulaba ser un trabajador de la salud a menos de 45 centímetros de alguien que tosía”, demostró el estudio.

Los que están a favor de las mascarillas

Pero el estudio también mostró que, con las gotas más pequeñas, las que llaman aerosoles, las pantallas faciales fueron menos efectivas. Bloquearon el 68% inmediatamente después de la exposición a la tos, y solo al 23% en los 30 minutos siguientes. Ya que estos aerosoles son más pequeños, pueden quedar flotando bajo el visor, en el espacio donde se produce la inhalación.

En este sentido, Aaron Glatt, director del departamento de medicina del hospital Mount Sinai South Nassau, en Estados Unidos, salió en defensa de las mascarillas. “En un contexto comunitario, recomendamos la mascarilla (no la pantalla). Es más efectiva evitando que el virus se extienda a las zonas circundantes. Si la persona que usa el tapabocas está expulsando virus, las gotas quedarán atrapadas en su mascarilla”.

“Se trata de un mecanismo más efectivo”, aseguró.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) es de la misma opinión de Glatt. Señala que, para el público en general, las pantallas pueden considerarse como una alternativa en el caso de que haya una escasez de mascarillas no médicas. Pero sostiene que son “inferiores a las mascarillas respecto a la prevención de la transmisión por gotas”.

Lea también:

Dateline:

Madrid, España

Conforme a los criterios de
Saber más

Sobre Katty Salerno

Areas of Expertise:

Política
Internacional
Economía
Medioambiente

Location Expertise:

Iberoamérica
España

Official Title:

Correctora y redactora editorial

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Licenciada en Comunicación Social, UCV, 1985, Curso de Corrección y Estilo en Español, Universidad de Barcelona, España, 2015, Diplomado en Edición, UCV-Cámara Venezolana del Libro, 2018. Redactora, editora y correctora editorial de las versiones impresas y páginas web, de Cambio16 y Energía16. Redactora de la revista Cambio Financiero. Amplia trayectoria en medios e instituciones nacionales e internacionales. Fui corresponsal jefe en Cuba y Venezuela de la agencia italiana de noticias ANSA; y jefe de prensa del Sistema Económico Latinoamericano (SELA) y del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela, entre otros cargos. También tengo experiencia en la edición de libros impresos y en edición de textos periodísticos para medios digitales. Venezolana radicada en Venezuela. Membresía: Asociación de Revistas ARI.

Check Also

Colombia expresidente preso guerrillero

En Colombia, un expresidente preso y un guerrillero narcotraficante en libertad

Luego de concretarse el arresto domiciliario de Álvaro Uribe Vélez, se conoció que el senador tiene la COVID-19