.
lunes , abril 22 2019
Home / Actualidad / Transporte verde en México genera economías y menor contaminación
El gas natural puede emplearse en todo tipo de transporte terrestre, incluso el pesado como el de los camiones

Transporte verde en México genera economías y menor contaminación

El incremento de los precios de los combustibles automotores gasolina y diésel, y la procura de alternativas energéticas amigables con el medio ambiente, estimulan en México un notable aumento del uso del denominado transporte verde, a gas o eléctrico, definitivamente más económico y más ecológico.

Hace diez años comenzaron a circular en México los automóviles impulsados por Gas Natural Vehicular (GNV), aumentando exponencialmente el parque vehicular verde, e impactando el flujo del transporte terrestre en algunos estados y regiones que reportan importantes ahorros económicos y comprobados beneficios ecológicos.

En 2017 el anterior gobierno reaccionó al impacto del incremento de la gasolina y el diésel, promoviendo con interlocutores de la sociedad el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar. Una de las principales iniciativas consistió en la modernización del transporte público, que consistió en la implementación de un programa para la reconversión de unidades de transporte público a gas natural en 50 ciudades.

Como resultado, los más recientes datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) revelan que entre enero de 2016 y noviembre de 2018 se despacharon al mercado automotriz de México más de 30 mil coches híbridos y eléctricos.

Adicionalmente la Asociación Mexicana de Gas Natural Vehicular (AMGNV) calcula que a esta fecha circulan más de 15 mil vehículos automotores convertidos a combustión por gas. En suma, sólo uno de cada 70 vehículos funciona con GNV en el país azteca.

Sin embargo, esta nación aún dista mucho de aproximarse a otras que como China, Irán, Pakistán, Argentina, India y Brasil han masificado el uso del GNV.

Aún son pocas las estaciones de carga pública en México

Contra las favorables tendencias económicas y ambientales las cifras dejan ver una insuficiente infraestructura pública de carga en México. Datos de la Agencia Internacional de Energía, de la cual el país azteca es miembro desde 2018, indican que en su territorio operan cerca de mil 528 canales públicos de carga eléctrica y menos de 60 para la provisión de gas. Las cifras contrastan con las más de 11 mil estaciones de servicio de gasolina y diésel.

La agencia estima que sin embargo, la cuantía del parque vehicular movido por el GNV superará al eléctrico. Esto debido a que los talleres automotrices brindan cada vez mayores facilidades, en México, incluso financieras, para la conversión a gas. Y es una realidad que los coches eléctricos demandan un tiempo mucho mayor de carga.

 

Mejor ambiente y mayor seguridad

El gas natural puede emplearse en todo tipo de transporte terrestre, incluso el pesado como el de los camiones. Ofrece, además, la misma autonomía que el impulsado por los combustibles tradicionales. Por los momentos en México la carga eléctrica funciona solamente para los vehículos livianos.

Además de ser económicamente más asequible, el suministro de gas contribuye a contrarrestar el desabastecimiento de los combustibles tradicionales. En relación con la ventaja económica, se estima que el uso del GNV puede arrojar ahorros mayores al 50% con respecto a la gasolina Magna y más del 25% en comparación al GLP. Es decir, un taxi convertido generaría ahorros anuales superiores a los 40 mil pesos.

Se trata de una alternativa práctica que introduce en el vehículo un tanque de gas comprimido a alta presión y que puede empotrarse debajo del suelo o de los asientos y hasta en la maletera.

El uso del GNV es capaz de reducir las emisiones en un 90% de monóxido de carbono (CO), 30% de dióxido de carbono (CO2), 100% de partículas suspendidas y no produce óxidos de azufre (SOX).

Es ecológico y no permite las provisiones clandestinas debido a los riesgos de posibles accidentes por la forma como se almacena en cilindros y se distribuye en las estaciones de compresión y unidades de trasvase. Adicionalmente el gas natural es un combustible de uso más seguro. No puede generar grandes explosiones, ya que al contacto con el ambiente se dispersa con rapidez.

Por su contribución a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, en México las unidades que emplean el GNV pueden obtener el holograma “0” de verificación vehicular, el cual los exenta del programa “Hoy no circula”.

Por un aumento del bienestar poblacional en México

Datos del INEGI arrojan que en México circulan unos 45 millones de vehículos automotores entre automóviles, camiones, camionetas para pasajeros, camiones para carga y motocicletas, tanto de uso oficial, público y particular.

El organismo advierte que solo en el Valle de México las emisiones generadas por vehículos representan hasta un 60% de la contaminación total por partículas suspendidas gruesas. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), anualmente fallecen cerca de 14 mil mexicanos como consecuencia de afecciones asociadas a la contaminación ambiental.

Para la AMGNV el propósito primordial del uso de los vehículos verdes es contribuir sustantivamente con la descontaminación del aire en las principales y más pobladas ciudades del país. También pueden generar más y mejores beneficios a la salud, por su menor impacto en las tasas de morbilidad y mortalidad, y sus consecuentes efectos en el aumento del bienestar y de la productividad poblacional. Es, pues, una solución comprobadamente ventajosa desde muchos puntos de vista.

La AMGNV sostiene que el valor de este sector tendrá un desarrollo incremental debido a las políticas mundiales de transición energética. Se vislumbra que el mercado del gas vehicular se detonará en los próximos años, pues la reforma energética permite el servicio multimodal en las gasolinerías y el incremento en la oferta de vehículos que funcionan con combustibles alternativos, así como las reservas de gas mexicanas.

 

Gaseros de México unidos en asociación

En la AMGNV participan más de 100 compañías que tienen entre sus principales propósitos exigir a las autoridades federales mejores políticas públicas, incentivar el desarrollo de energías limpias, generar condiciones favorables con reglas claras y atraer inversiones en el corto plazo para la industria.

La compañía Combustibles Ecológicos Mexicanos, S.A. (Enco GNV) ha hecho insistentes llamados a la Agencia de Seguridad Energía y Ambiente, la Comisión Reguladora de Energía, la Secretaría de Energía, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y a la Secretaría de Economía, a abrir el diálogo con el gremio para generar acuerdos que impulsen los proyectos de gas natural a través de una ventanilla única que facilite los procesos para su implicación.

De otra parte la empresa Gazo sostiene que el mercado de GNV mexicano tiene grandes oportunidades para cada eslabón del suministro del combustible. Asegura que para finales de 2018 operaban más de 15 mil conversiones vehiculares.

En una de sus más recientes reuniones gremiales los empresarios de la industria del gas agregaron que las oportunidades en el mercado continuarán creciendo debido a que la demanda de energías limpias va en ascenso, por el aumento de la oferta de vehículos y el desarrollo de la el desarrollo de la industria energética.

 

Los gasoductos virtuales

En el evento anual AltFuels México del año 2018, representantes de la industria del GNV anunciaron que transportar gas natural comprimido por autotransporte es una opción para abastecer a los consumidores domésticos, comerciales e industriales, y también a los dueños de flotas vehiculares.

Datos de la Secretaría de Energía indican que “se requiere contar con una capacidad de transporte de cuatro mil 637 millones de pies cúbicos diarios (mmpcd) y de almacenamiento de tres mil 683 mmpcd”.

El Grupo Imperial junto con Energía Natural Móvil operan bajo un esquema de “gasoducto virtual” desde 2017, aunque desde seis años iniciaron las inversiones para lograr el proyecto de transportación del gas natural.

El transporte de gas se hace entre Ciudad Juárez y Nuevo Casas Grande, Chihuahua, donde se comprime en la primera entidad, se transporta en vehículos y posteriormente se descomprime en la segunda ciudad, y de aquí viaja por ductos. Para ello se utilizan tres

vehículos tipo titán, con fibra de carbón, que son camiones con capacidad de 14 mil metros cúbicos comprimidos.
Los gasoductos virtuales serán determinantes en el éxito del programa de México de abastecimiento del combustible para el transporte verde.

 

Para más información visite Cambio16

Lea también: V2G: Una iniciativa con la que podría recargar su coche eléctrico de manera gratuita

Check Also

líderes independentistas

Pedro Sánchez: “Los líderes independentistas no son de fiar”

A una semana de las elecciones generales, Pedro Sánchez se deslinda de los partidos independentistas …