.
domingo , octubre 20 2019
Home / Actualidad / Miguel Conde-Lobato: “Cuando consumes, votas”

Miguel Conde-Lobato: “Cuando consumes, votas”

Por David Antonio Gonçalves Luzio y Juli Amadeu Àrias

Hay productos de venta al público que tienen una serie de costes que no se muestran visibles a los ciudadanos; solo aquellas empresas que no tienen nada que “ocultar” son las que no camuflan sus verdaderos costes. Miguel Conde-Lobato, precursor del término consumo informado y presidente fundador de la Fundación Knowcosters, asegura que cuando consumimos, votamos.

Miguel Conde-Lobato se autodefine como un visionario, una “persona que cree en lo que vio en su momento para intentar organizar lo que llegaba”. El director creativo, productor y realizador de cine publicitario gallego, nacido en Caracas en el año 1963, lanzaba en 2011 un ensayo titulado: Knowcosters cuando el low cost es el mal. A partir de aqui, en 2013, crea la Fundación Knowcosters; con el objetivo de que las compañías lleguen a ser transparentes con los consumidores sobre los costes reales de la fabricación de sus productos. Es decir, cuánto supone para el planeta y el estado de bienestar aquello que consumimos.

Compromiso con el ciudadano

La Fundación Knowcosters es una entidad sin ánimo de lucro y se financia con una independencia económica “total”. Su único compromiso es “directamente con los consumidores”. En España empresas como Estrella Galicia, CAPSA FOOD o el grupo de telecomunicaciones gallego R Comunicaciones se han sumado al programa Knowcosters de la Fundación porque creen en ella y se sienten cómodas a la hora de dar informaciones, cuenta Miguel Conde-Lobato.

“Un consumo egoísta”

Desde la Fundación Knowcosters no se pretende “concienciar a las personas, sino que procuramos informar. Un consumo egoísta, en defensa propia, que los ciudadanos compren con la misma libertad; pero sabiendo las consecuencias que tiene el consumo de los artículos que elijan y sabiendo de dónde vienen determinados precios y baraturas”, asegura el presidente de la Fundación.

Una forma de consumo que tiene como objetivo transformar la cadena de fabricación de un producto para acabar con la mala gestión de las empresas low cost; “cuando la gente tiene la información varía su forma de consumir. Si hay algo que transforma la sociedad, son los votos que hacemos cada día con los productos que consumimos”, explica.

“El Precio de Venta al Público es mentira”

Miguel Conde- Lobato, a través de su plataforma, no solo se centra en empresas low cost; que “son el verdadero destructor de valor número uno” ya que hacen “del precio el argumento principal de su compra“.

Hay empresas que no son low cost que no se sienten tan cómodas a la hora de dar informaciones; ya que el consumidor “rechazaría estas informaciones”, como por ejemplo, “explotar a niños o empleados para que trabajen 15 horas diarias por dos duros”.

El PVP de determinados productos es mentira, no encierra los verdaderos gastos de producción. Hay un coste para el planeta y para el estado de bienestar que no se refleja en el PVP”.

¿Cómo actúa la Fundación Knowcosters?

Para demostrar cuánto dinero supone para el medioambiente y la sociedad la fabricación de determinados productos, promulga desde la Fundación Knowcosters dos vías de acción:

  • El Triple Marcaje “que al lado del PVP exista un precio coste planeta y coste estado de bienestar en euros” para que el comprador sepa cuánto cuesta verdaderamente ese producto. Lo que ayudará al consumidor a leer de forma clara y rápida si el producto que va a comprar tiene un precio adecuado para el entorno y la trazabilidad social.
  • La Huella Fiscal que consiste en “dar a conocer dónde pagan los impuestos las personas a las que compramos“, ya que una compañía online puede parecer que tribute en el país donde el consumidor compra, pero en realidad cotiza en el extranjero“.

“Las compañías que hacen las cosas bien deben presumir de ello”

Sobre cómo dar a conocer los métodos que infringen las empresas sobre los gastos que conllevan el estado de bienestar y del planeta realza que “las que hacen las cosas bien deben presumir de ello” para que la gente quiera acudir a ellas. “No es lo mismo una empresa que vierte agua y residuos sólidos en los ríos, dañando el medioambiente, que una que se preoucupa por no contaminar ríos y, al mismo tiempo, preocuparse por la estabilidad salarial de los empleados“, explica.

Asimismo, comprar una fruta importada de Nueva Zelanda o que venga de Teruel es totalmente diferente, puesto que “la que venga de Oceanía arrastra consigo un coste de huella de carbono altísimo“.

Ilusión final

El futuro es positivo. El objetivo es hacerla grande. “Antes llamábamos nosotros a las puertas, ahora nos llaman. La ilusión final sería que no fuéramos necesarios“, concluye, ya que sería sinónimo de una sociedad de consumo que tiene en cuenta los métodos de fabricación de los productos que compra y que las empresas llevan a cabo unas prácticas correctas.

Puede adquirir Cambio16 en papel, en digital, suscripción digital y suscripción total:

Más información en Cambio16.

About Cambio16

Check Also

Cataluña

Sexta jornada de manifestaciones en Cataluña entre tensión y violencia

Una nueva jornada de manifestaciones se ha llevado a cabo en Barcelona y otras ciudades …