Primer tanquero iraní con combustibles llegó a aguas venezolanas
Las personas con vehículos esperan en la fila en un intento de repostar en una estación de servicio de la compañía petrolera estatal PDVSA en Maracaibo, Estado Zulia, Venezuela / Foto: Reuters

El primer tanquero iraní entra en aguas venezolanas

Noticias Basada en hechos, observados y verificados por el periodista o por fuentes. Incluye múltiples puntos de vista, sin la opinión del autor. Si incorpora análisis, se etiqueta como noticias y análisis.

Tareck El Aissami, vicepresidente económico del régimen de Nicolás Maduro, confirmó que el Fortune, un primer tanquero iraní cargado con gasolina, llegó a aguas venezolanas, en un intento por paliar la crítica escasez de combustible en el país suramericano que, contradictoriamente, posee enormes reservas petroleras.

El buque contiene 268.924 barriles de gasolina y se espera que en días próximos lleguen las embarcaciones Fores, Petunia, Faxon y Clavel, también desde Irán, para totalizar 1,5 millones de barriles de combustible.

Escasez incomprensible

Ante una paralizante escasez de gasolina Nicolás Maduro ha tenido que recurrir a la cuarentena por COVID-19 para mantener a todos en casa. Sin embargo, y ante la inminente necesidad de mantener la movilidad, el régimen considera soluciones a corto, mediano y largo plazo.

Entre las medidas más inmediatas, está la llegada de estos tanqueros iraníes con millones de barriles de gasolina. Maduro habría pagado con oro estos embarques.

Lo contradictorio es que Venezuela posee las reservas petroleras más grandes del hemisferio occidental y una envidiable infraestructura de producción, refinación distribución y comercio.

Sin embargo, 20 años de gobiernos chavistas, con enormes dosis de corrupción e ineficiencia, han paralizado casi por completo a la estatal Petróleos de Venezuela, hasta hace solo unos pocos años una de las más respetadas empresas energéticas del mundo.

Privatización del mercado interno

A más largo plazo, los planes del régimen incluyen un mercado privado para las importaciones y ventas de combustible. También prevé un aumento de precios en las estaciones de servicio para acabar con el mercado negro.

Según su plan, la petrolera estatal PDVSA permitiría que las empresas privadas importen y distribuyan combustible. Con ello tratarían de evitar , las sanciones de Estados Unidos dirigidas a entidades estatales.

Una revisión del sistema de distribución de gasolina del país significaría el fin de los controles de precios. Estas regulaciones han permitido que los venezolanos llenen sus tanques prácticamente de forma gratuita. También representaría un cambio radical en la política interna, flexibilizando el monopolio del Estado sobre el principal activo del país. Por otro lado, PDVSA recuperaría millones de dólares al año, actualmente perdidos en subsidios.

Los técnicos iraníes están reparando plantas paralizadas en las refinerías Cardón y Amuay, de PDVSA, En abril, más de una docena de vuelos desde Teherán trasladaron a los trabajadores, junto con suministros y piezas, a estos complejos de refinación. Las aeronaves regresaron con 9 toneladas de oro, por valor de unos 500 millones de dólares, como pago.

En aguas territoriales

En la mañana de este domingo, funcionarios del régimen dijeron que este primer tanquero iraní ya estaba en las costas del insular estado Nueva Esparta, al oriente del país.

El jefe de la Misión de la Armada venezolana, Aníbal Brito, informó a la televisora oficialista VTV que el trayecto se desarrolla con completa normalidad.

El primer tanquero llega después de cargar gasolina en el puerto iraní de Bandar Abás. El periplo se inició el 16 de mayo.

Una amenaza regional

Los acuerdos entre Irán y Venezuela han sido criticados por la oposición política en el país suramericano. También han sido cuestionados por el gobierno de los Estados Unidos y organizaciones internacionales.

Luis Almagro, secretario general de la OEA, aseguró que estos envíos representan un atentado contra la paz y estabilidad de la región. Indicó que también constituye un acto de provocación inaceptable por parte de Irán. Reiteró que la presencia militar y de inteligencia iraní en la región es repudiable.

Jorge “Tuto” Quiroga, expresidente de Bolivia, coincidió en que el envío cinco buques iraníes con gasolina a Venezuela representa un peligro para la región. Advirtió que fuerzas irregulares y de choque que paralelamente se estarían instalando en Venezuela, con la anuencia del régimen de Nicolás Maduro.

En un entrevista concedida al diario El Nacional, de Caracas, Quiroga dijo que “lo que está sucediendo ahora es extremadamente preocupante porque Irán es un régimen forajido, que está lleno de sanciones, que está buscando armas nucleares y debe ser el Estado que tiene más satélites en diferentes partes del mundo”.

Irán “tiene un montón de grupos terroristas que arma, que financia, que apoya y que entrena, además de tener a los Quds, que son básicamente sus colectivos, pero armados hasta los dientes y con una capacidad de fuego muy grande”.

Lea también:

El régimen de Maduro es incapaz de resolver la escasez de combustibles en Venezuela

Sobre Dimas Ibarra

Areas of Expertise:

Mundo
Energía
Política
Ambiente

Location Expertise:

Venezuela
España
Iberoamerica

Official Title:

Redactor Jefe de Cambio16

Phone Number:

+34 914 201 199

Email Address:

[email protected]

Avatar
Venezolano, radicado en Venezuela. Licenciado en Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello. Redactor jefe de la sección de energías fósiles y renovables, para las versiones digitales e impresas de Cambio16 y Energía16. Redactor de la revista Cambio Financiero. Amplia experiencia como periodista y productor audiovisual, en la Industria Petrolera y diversos medios y agencias de comunicación. Asesor en el área de comunicación organizacional y vocería. Membresía: Asociación de Revistas ARI, Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y Sindicato Nacional de la Prensa de Venezuela (SNTP).

Check Also

se acabó el petróleo

¿Se acabó el petróleo?

Uno de los efectos más notorios de la pandemia del coronavirus COVID-19 es colapsar la demanda de petróleo y, con ello, los precios.