.
miércoles , julio 17 2019
Home / Actualidad / Salvar el río más contaminado

Salvar el río más contaminado

El río Citarum, al oeste de la Provincia de Java en Indonesia, es el más contaminado del mundo. Millones de desechos domésticos y millones de litros de aguas residuales son vertidos a diario en su cuenca, al igual que las aguas no tratadas producto de la actividad de la industria textil, cuyas operaciones son esenciales para cadenas de suministro de marcas globales.

Herman y su hijo Alec, de 10 años, recorren en una endeble canoa un río cuyas aguas apenas pueden ver. Plásticos, zapatos viejos y hasta animales muertos cubren la superficie. Siguen la corriente pescando botellas de plástico que luego meterán en sacos y venderán. En una buena semana pueden obtener hasta 15 libras por vender la basura que pescan en el río Citarum. Sania tiene un año y medio de edad; durante dos meses ha presentado una rara erupción en el ceño y su pequeña nariz. Su padre cree que la causa de esta erupción es el agua del río, que contamina el acuífero subterráneo que usan para bañarse, lavar ropa y trastos y beber. Sania debe ir al médico.

Las imágenes pertenecen a Unreported World, una serie de programas donde los reporteros viajan hasta lugares recónditos con el fin de mostrar situaciones ignoradas por el grueso de los medios de comunicación mundial. Durante 2014, Seyi Rhode se desplazó hasta Indonesia para cubrir toda una serie de actividades relacionadas con la contaminación del río Citarum. Las imágenes son estremecedoras. Hombres pescando entre la basura, vertederos en las orillas, niños bañándose en las aguas contaminadas, mujeres lavando, hombres cepillándose los dientes, vertederos de aguas no tratadas desde la industria textil y aguas bicolor –producto de la actividad industrial– son el paisaje reinante en una aldea de Majalaya (Indonesia).

Una fuente de agua para muchos destinos

El río Citarum es el más grande y largo del oeste de la provincia de Java. Nace en el monte Wayang, en el distrito Bandung, y viaja a través de 297 km hasta llegar a la boca Tanjung en el distrito Karawang. El Citarum es fundamental para las actividades económicas y sociales del oeste de Java y la capital Yakarta. El Citarum no solo es una fuente de agua para la gente, sino también para la agricultura, la pesca, la generación de electricidad y la producción industrial. Pese a esto sus niveles de contaminación son elevadísimos, no solo porque toneladas de aguas residuales son dispuestas en su cauce, sino porque miles de fábricas han dejado un rastro de metales pesados.

El Dr. Soong Rd, entrevistado por Unreported World dice:

“Los metales pesados no son degradables. Hervir el agua no sirve de nada. Las personas que beben regularmente esta agua tienen el riesgo de sufrir de cáncer, retardo mental y crecimiento lento, especialmente en los niños como Sania. Ella tiene que estar a salvo de tomar esta agua contaminada con mercurio”.

Y así como Sania existen 10 millones de personas que viven en las riberas del río expuestas a su contaminación.

Este grave problema en Indonesia ha llevado a que el gobierno del hasta ahora presidente Joko Widodo impulse desde 2018 un plan de siete años para hacer que el agua de este río vuelva a ser limpia. Sumada a esta acción del gobierno se encuentra la actividad de diferentes conservacionistas y ONG que buscan salvar no solo las aguas del río, sino su biodiversidad. No obstante esta acción regenerativa no ha sido tan fácil porque se trata de un problema sistémico que engloba el crecimiento no controlado de la población, una política de aguas residuales inexistente hasta hace pocos años y fábricas que a través de reportes falsos o el soborno siguen operando sin plantas de tratamiento en la región.

Aguas residuales

Indonesia es el cuarto país más poblado del mundo, según un estudio del Banco Mundial de 2013 que fijaba su población en 245 millones de personas. Luego de su independencia de los holandeses en 1945, el nuevo gobierno se centró en una política de crecimiento económico en la que los servicios públicos no fueron una prioridad. De hecho, señala este informe, el manejo de aguas residuales en Indonesia siempre se ha visto como una responsabilidad de los propios ciudadanos y del sector privado.

Antes de 1980, solo cuatro ciudades contaban con un sistema centralizado de alcantarillas, construidas durante el período colonial. Mientras que para 2012 solo 12 ciudades y 98 municipios contaban con dicho sistema. Continúa reseñando el informe que en Yakarta el sistema de alcantarillas apenas si cubría un 2% de la población y prestaba el servicio a hoteles, apartamentos y oficinas del distrito financiero. El resto usa un sistema de pozos sépticos o el río Citarum.

Luego del retorno de la democracia, en la década de los 90, se descentralizó el gasto público lo que condujo a que la inversión en infraestructura y servicios fuera responsabilidad de los municipios. Para el año 2000 el gobierno, con el apoyo de donaciones, inició una serie de medidas que reformaran la política del agua y la sanidad. Esto llevó a sectorizar la gestión de las aguas y la sanidad, basándose en responsabilidades más que en directrices administrativas o densidad poblacional. Sumado a esto están las grandes cantidades de fábricas que operan sin plantas de tratamiento y que emplean a millones de personas que se ven afectadas por la gestión inexistente de aguas residuales. Existe aquí una contradicción: aquel que te brinda empleo te roba calidad de vida con agua contaminada.

Citarum Care Movement

Citarum Care es un movimiento comunitario independiente que busca proteger el área de influencia del lago Cisanti y el río Citarum. Insta tanto a las comunidades como al gobierno a tomar acciones para rehabilitar la cuenca del río. El plan de acción del proyecto aborda diferentes áreas (hidrología, ecología, morfología y socioeconomía) para rescatarla.

Desde un punto de vista hidrológico, la cuenca se ha visto afectada en los siete manantiales que se encuentran en el nacimiento del río, los cuales han sido objeto de vandalismo. Igualmente, el río ha sido contaminado por millones de desechos domésticos que incluyen 35,5 toneladas de desechos humanos más 56 toneladas de desechos agropecuarios diarios.

Por su parte, 2.882 fábricas lanzan sus desechos directamente al río. El 90% de esas fábricas no se rige por el compromiso IPAL (Instalasi Pengolahan Air Limbah o planta de tratamiento de aguas residuales), que es una licencia obligatoria para todos los hoteles, villas y restaurantes. Está diseñada para disponer contaminantes biológicos y químicos fuera del agua de manera que esta pueda ser utilizada en otras actividades. No obstante, 340 toneladas de desechos líquidos son lanzados al río por día, lo cual ha cambiado las propiedades del agua que ahora contiene: mercurio, coliformes, metales pesados como hierro, manganeso, oro, plomo, azufre, etc.

Especies en peligro de extinción

Desde el punto de vista ecológico miles de especies endémicas se han extinguido y muchas más están en peligro de extinción. Lugares que deberían estar protegidos ahora son granjas, lo que ha provocado la deforestación de grandes áreas y, por ende, la ruina de los bosques. Desde el punto de vista morfológico este proyecto defiende que las características curvas del río crean áreas de retención de la corriente, por lo que el agua fluye lentamente y es absorbida por la tierra. Sin embargo, desde que los bancos del río se han hecho de cemento la función de las curvas ha desaparecido y el agua fluye más rápidamente. Además, la deforestación ha hecho que los suelos de las áreas montañosas no sean sólidos, mientras que el flujo de agua corriente arriba produce sedimentación a poca profundidad.

La suma de estos hechos, según el cálculo de los expertos, puede originar un desastre que impacte e inunde las ciudades de Bekasi y Karawang con al menos 22 metros de agua. Pues si la sedimentación es mucha y el volumen de agua es alto, la presa Sagulin puede colapsar, impactando la presa Citara, que a su vez colapsaría la presa Jatiluhur, causando que más de 6,2 billones de metros cúbicos de agua, escombros y sedimentaciones aneguen las ciudades antes mencionadas afectando a cinco millones de personas.

Fitorremediación

La solución que propone Cirtarum Care Movement es la puesta en marcha del Sistema de Biotecnología Vetiver o mejor dicho continuar con este sistema que ha sido probado en el área del lago Cisanti por el Proyecto de Mitigación de Ríos, donde se han sembrado 10 km de vetiver, una gramínea nativa de la India que puede crecer hasta 1,5 metros de altura. Sus tallos son altos, las hojas son largas, delgadas y rígidas. Cuenta con la particularidad de tener raíces que crecen de manera vertical y masivamente, además de llegar hasta los cuatro metros de profundidad. De semillas infértiles, es una planta ecológicamente segura que se usa en la bioingeniería para el control de la erosión, fitorremediación de aguas y suelos por metales pesados, hidrocarburos, agroquímicos y otros agentes contaminantes.

La fitorremediación es una técnica que aprovecha la capacidad de algunas plantas para absorber, acumular, metabolizar, volatilizar o estabilizar contaminantes presentes en el suelo, aire, agua o sedimentos como metales pesados, elementos radiactivos, compuestos orgánicos y derivados del petróleo.

Vetiver
Vetiver, muy útil para la conservación de suelos y agua.

De manera que este Sistema de Biotecnología Vetiver (VSB, por sus siglas en inglés) ha hecho mucho más sólidos los suelos y se ha transformado en una prevención natural para la erosión y la sedimentación. Además, de que la gramínea cuenta con otros usos. La grama como tal se puede usar en la construcción de ladrillos que sirvan de combustible; la construcción de techos y producción de aceite y artesanía, también puede ser alimento para el ganado, un manto para la tierra y su plantación reacondiciona los suelos.

Un problema de todos

Por su parte, las raíces son esenciales para la estabilización de los suelos, el control de la erosión y la retención de agua; remueven nitratos, fosfatos y metales pesados y contaminantes; son tolerantes a los suelos con un alto o bajo grado de PH, salinidad y metales pesados; son resistentes a las sequías y al fuego además de contribuir con la reducción de emisiones de carbono. Este sistema ha tenido éxito desde 2015 en el área del lago Cisanti y el movimiento Citarum Care busca replicarlo en todo el Sector 23 del río Citarum.

Al igual que Citarum Care existen otras ONG y movimientos como Cita-Citarum, for better Citarum que buscan rescatar la cuenca de este río en el marco de un plan en el cual participan agencias del gobierno y organizaciones no gubernamentales. Como señalamos antes, el presidente Joko Widodo lanzó un plan que incluye la intervención militar. Sin embargo, este plan ha sido señalado como parte de su campaña electoral 2019:

“Lo que ellos hacen con la limpieza, se ve como algo positivo. Lo que criticamos acerca de la orden presidencial es que comenzaron sin evaluación y sin data inicial. ¿Cómo podemos saber qué ha mejorado? Vemos esto más como una medida política. Si contamos estos dos distritos, son casi 20 millones de posibles votantes”, dice Dandan Ramdan, del capítulo del Oeste de Java del Foro indonesio del Ambiente.

Las ONG y los afectados han tomado cartas en el asunto, entendiendo que no es solo un problema del gobierno sino de todos. El derecho al agua y saneamiento es un derecho humano que todos debemos defender.

Para más información visite Cambio16.com

Lee también:

Se acaba el tiempo para el planeta

Puede adquirirla en papel, en digital, suscripción digital y suscripción total

Check Also

Corea del Norte abandonaría conversaciones por ejercicios militares entre EEUU y Corea del Sur

Corea del Norte amenazó con abandonar las negociaciones para su desnuclearización, porque Estados Unidos parece …