martes , diciembre 10 2019
Home / Actualidad / Desde 1975 se ha triplicado la obesidad en el mundo
La obesidad se previene no solo con alimentación adecuada, sino con la práctica rutinaria de ejercicio físico/Pixabay
La obesidad se previene no solo con alimentación adecuada, sino con la práctica rutinaria de ejercicio físico/Pixabay

Desde 1975 se ha triplicado la obesidad en el mundo

La obesidad es una enfermedad tipificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que este 12 de noviembre tiene su día internacional en el calendario para concienciar sobre el terrible daño y los riesgos que conlleva para el organismo una dieta alta en grasa y azúcares.

De acuerdo a las cifras de la OMS, la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas en todo el mundo. Más aún, se calcula que desde 1975 esta enfermedad se ha triplicado. Se estima que cerca de mil 900 millones de adultos la padecen, así como 340 millones de niños y adolescentes.

La obesidad es una acumulación anormal de grasa corporal que puede ocasionar otros padecimientos de salud. Esta puede dar lugar a otras patologías, entre ellas la hipertensión arterial, diabetes tipo II, índices elevados de colesterol y triglicéridos, problemas osteoarticulares, riesgo de padecer cáncer, apnea del sueño y problemas cardiovasculares.

La forma de prevenir los riesgos que conlleva esta enfermedad es sostener una dieta alimenticia sana y no apostar por la conocida comida rápida. Se ha demostrado que esta posee todos los elementos para ocasionar la obesidad mórbida.

Dieta y ejercicio físico

La prevención no solo consiste en llevar una buena alimentación. Es preciso que las personas tengan una rutina de ejercicio físico que les permita evitar la acumulación de grasa producto del sedentarismo.

Aunque algunas personas se alimentan sanamente, se presentan casos de que acumulan grasa, especialmente en la parte inferior del abdomen. Con regularidad esto afecta a quienes permanecen largo tiempo trabajando frente a una computadora. Y es una verdad que la ausencia de ejercicio físico genera sobrepeso y obesidad.

Datos de la OMS revelan que las naciones que encabezan la lista con mayor cantidad de obesos son Estados Unidos, con un 13 por ciento de niños obesos, y Egipto, con un 35 por ciento de adultos obesos. Y que la gran mayoría de las personas obesas son mujeres.

La obesidad mórbida

Con el término de obesidad mórbida, grave o clase III se designa a esta enfermedad caracterizada por un indicador sencillo, denominado índice de masa corporal (IMC). En el caso de los adultos, la OMS define el sobrepeso y la obesidad como se indica a continuación: sobrepeso IMC igual o superior a 25 y obesidad IMC igual o superior a 30.

Además de disminuir la expectativa de vida, causa discapacidad y problemas de exclusión social. En algunos países ha sido como catalogada un problema de salud pública estimulada por cambios en las costumbres sociales y alimentarias.

La OMS tiene entre sus cálculos que la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial. Y que cada año fallecen al menos 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o el sobrepeso.

El conocimiento experto

Ante la obesidad, los nutricionistas aconsejan la intervención profesional, bien de su especialidad o de un dietista o dietólogo. Son ellos los profesionales sanitarios expertos en alimentación, nutrición y dietética.

En general se encargan de realizar un diagnóstico nutricional-dietético específico, así como del tratamiento nutricional-dietético de enfermedades, entre ellas la obesidad.

Estos especialistas integran formación y conocimientos de química, bioquímica, bromatología, nutrición, terapia nutricional, dietética, dietoterapia, fisiología, fisiopatología, patología, clínica, semiología y técnicas exploratorias para definir un juicio clínico adecuado para cada persona.

Una alternativa: la dieta mediterránea

En prevención de padecer de obesidad, algunos nutricionistas recomiendan la denominada dieta mediterránea. La misma se basa en una alta ingesta de productos vegetales, entre ellos frutas, verduras, legumbres y cereales. Así como un moderado consumo de pescado y lácteos, y muy poca carne. El método mediterráneo además incluye el consumo de lípidos insaturados, en particular de aceite de oliva.

La dieta mediterránea ha sido objeto de múltiples estudios por sus propiedades beneficiosas para la salud. Sobre todo en el marco de las enfermedades cardiovasculares, observándose siempre una relación directa con el incremento de la calidad de vida.

Para más información visite Cambio16

Lea también: La dieta mediterránea: alimentación balanceada para la salud

La dieta mediterránea: alimentación balanceada para la salud

 

About Esteban Yepes

Periodista, egresado de la Universidad Central de Venezuela. Especializado en temas de Economía, Cultura y Relaciones Internacionales

Check Also

Globos de Oro 2020

“Dolor y Gloria”, nominada a los Globos de Oro 2020

La temporada de premios comenzó este lunes con el anuncio de los nominados a los …